Maruxa, la nueva apuesta de CVNE en su bodega de Valdeorras

El nuevo vino que debe su nombre a la madre del fundador de la bodega Virgen de Galir, que pasó a manos de CVNE, María, Maruxa, se encuentra ya en el mercado desde el pasado mes de mayo. Y para el próximo otoño está previsto el lanzamiento de una nueva línea de vinos exclusivos de parcela.

Virgen del Galir lo ha creado en dos variedades: blanco, elaborado con uvas godello; y tinto, elaborado con uva mencía. El primer Maruxa ya está en el mercado, procedente de la añada 2018, una cosecha caracterizada por su óptima calidad.

Para la elaboración de ambas variedades se han recolectado las uvas procedentes de los viñedos que la bodega tiene distribuidos en bancales en la localidad valdeorrense de Éntoma. Se trata de terrenos arcillosos compresencia de pizarras y otros minerales que confieren a los vinos de la zona una gran armonía entre estructura y acidez. La vendimia se lleva a cabo de forma manual en cajas de 15 kilogramos y una vez recibida en la bodega, se introduce en frío para evitar oxidaciones. La fermentación alcohólica se realiza a temperatura controlada para que el vino conserve los aromas varietales.

Virgen de Galir, tradición y respeto por la tierra

Virgen de Galir es una bodega cuya filosofía encaja a la perfección con la de CVNE: tradición y vanguardia al servicio de la calidad. Se trata de un lugar donde prima la elaboración de caldos con mimo y cuidado y que destaca por su fidelidad a la tierra y por el amor y el respeto a la tradición. Y para CVNE esta bodega es una oportunidad para adentrarse en nuevas denominaciones de origen y explorar el potencial de los viñedos históricos de las diferentes regiones.

Virgen del Galir está situada en el valle del río Galir y rodeada de 20 hectáreas de viñedo, de las que se abastece. Las viñas, plantadas en los suelos pizarrosos característicos de la zona, están dispuestas en bancales, a más de 600 metros de altitud y con un desnivel del 40%. Fruto de esta peculiar forma de cultivo, heredada de los romanos, y de las dos variedades autóctonas, godello y mencía, nacen caldos con un carácter muy marcado.

Entre los vinos históricos de la bodega, Pagos de Galir es el más reconocido. Consta de dos vinos tintos de variedad mencía “Pagos del Galir” y “Palos del Galir, selección Rosa Rivero Crianza” y un blanco de la variedad de godello.

Deja un comentario