Sobreseído el supuesto ‘sinpa’ del Pingus 2013

La noticia saltó a los medios a principios de abril. Un empresario italiano afincado en el sur de Gran Canaria acudía a cenar al restaurante del Hotel Bohemia de Playa del Inglés junto a su esposa. Una vez finalizada la cena, se les presentaba la cuenta: más de 4.000 euros. Dos botellas de vino Pingus 2013, el vino más caro de España cuyo coste por unidad asciende hasta los 1.950 euros, engrosaban la cuenta que, según el cliente, debía de ascender hasta los 400 euros, con las dos botellas que había pedido, de 70 euros cada una. Por ello, se opuso a pagar los más de 4.000 que le pedían desde el establecimiento por lo consumido.

En aquel momento, las televisiones recogieron las noticia como un ‘sinpa’, pero el empresario señala que no fue así.

“Pedí un vino que valía 70 euros, que era un PSI de Dominio de Pingus, también un tinto fino pero una botella distinta” a la del Pingus 2013, afirma el empresario en el diario canario laprovincia.es

“En ningún momento la camarera nos dijo su coste, ni nos explicó nada; un restaurante de este tipo, ante la petición de productos de lujo como éste, deben de informar no sólo en una ocasión sino en varias el vino que se está sirviendo”, alega este hostelero del sur con amplia experiencia en el sector.

 El restaurante decidió avisar a la Policía Nacional, que acudió al lugar para tomar declaración a ambas partes. Siempre según el empresario, en ningún momento se opuso a irse sin pagar la cuenta (se ofreció a pagarla con el vino que afirma que había pedido). “No hice un ‘simpa’ como dicen”, señala. Pero los agentes decidieron detener a la pareja, de 35 años él y 43 ella, como presunta autora de una estafa. “Hemos pasado momentos muy vergonzosos”, señala el empresario italiano.
El titular del Juzgado de Instrucción número 2 de San Bartolomé de Tirajana decidió sobreseer provisionalmente la causa, aunque abre la posibilidad de recurso por lo que se prevé que el pleito continúe.

450.000 personas visitaron en 2017 las cuatro rutas del vino de Castilla y León

Un total de 452.052 personas pasaron el pasado año por las bodegas y museos de las cuatro rutas del vino de Castilla y León -Ribera del Duero, Rueda, Bierzo y Cigales-, mientras que a nivel nacional fueron más de 3,2 millones de turistas, según el Observatorio Turístico Rutas del Vino de España elaborado por la Asociación Española de Ciudades del Vino (Acevin).

Jerez, con 574.242 visitantes, fue la ruta más visitada, por delante del Penedès, con 438.112 visitantes, mientras que Ribera del Duero, con 378.663 visitantes, ocupó la tercera posición por delante de Empordà (373.206 visitantes), Calatayud (296.597), Rioja Alta (256.303) y Rioja Alavesa (169.888). En Rueda, se superaron los 32.000 visitantes; los 27.000, en El Bierzo y en Cigales se rozaron los 14.000.

El informe también vuelve a recoger parámetros relativos al impacto económico, teniendo en cuenta el precio de la visita estándar y el gasto medio por visitante tanto en las bodegas como en los museos y centros de interpretación del vino. El resultado arrojado por los nuevos datos indica que el volumen de negocio en el conjunto de España asciende a 67,1 millones de euros, un 23,89 por ciento más respecto a la cifra recabada en 2016.

 

Foto de portada: La consejera de Agricultura y Ganadería y portavoz de la Junta, Milagros Marcos, realizando la lectura de la calificación de la añada de 2016 de la Denominación de Origen Bierzo, junto a la presidenta del Consejo, Misericordia Bello (D), en junio de 2017. / César Sánchez

Cigales, una DO pequeña pero interesante

Juan López Hace poco más de un año que accedió a la Presidencia del Consejo Regulador de la DO Cigales. Todo sucedió con celeridad tras el repentino fallecimiento de su amigo Pascual Herrera, pero Julio Valles (Valladolid, 1945), ingeniero industrial de formación, ya se ha asentado y subraya que los vinos de este pequeño territorio cuentan con “calidad, buenos precios y condiciones extraordinarias de viñedo”. “Encontrar cepas de menos de 30 años en Cigales es muy difícil”, ensalza. Es partidario de primar la calidad, defender el consumo interior, sin negar la exportación, y rechaza una marca paraguas que englobe a todas las marcas. Como presidente de la Academia de Gastronomía de Castilla y León ha trabajado como asesor en materia alimentaria y es un experto investigador sobre cocina histórica, rama sobre la que cuenta con varias publicaciones: “Coger la cocina de la abuela, darle una vuelta, presentarla de otra forma y que sepa igual. Esa es mi cocina preferida”.

La primera pregunta parece obligada, ¿qué balance hace de su primer año al frente del Consejo? ¿Ha cambiado algo de forma sustancial o sigue la línea del malogrado Pascual Herrera?

Yo dije desde el primer momento que no haría lo mismo porque somos dos personas totalmente distintas de formación. Me dedicaría mucho más a motivar a las bodegas y hacer más labor comercial. Cigales es una DO que tiene todo: calidad, buenos precios, condiciones extraordinarias de viñedo, de los más antiguos en Castilla y León; pero le falta mucha presencia en varios sitios, a pesar de que las bodegas de Cigales han obtenido premios allá donde han concurrido. Esa fue mi idea al aceptar. Algunos de esos objetivos no se están cumpliendo hasta ahora porque somos una DO muy pequeña. Hay ocho o diez bodegas de Rueda que son más grandes en número de contraetiquetas que todo Cigales. Si pensamos en Ribera o Rueda… Pero podemos competir con todos en calidad y trataremos de hacerlo efectivo con los pocos recursos económicos que tenemos.

En este tiempo, ¿cómo han evolucionado tanto la superficie como la producción de uva y vino?

No ha habido superficie nueva. Seguimos en cerca de las 2.000 hectáreas y tocamos madera para que siga. Con las que hay, bien utilizadas, daría de sobra. La producción depende mucho de la meteorología. Pero una cosa es la producción total y otra la de vino certificado, porque en Cigales se vende mucho a granel, que supone en torno a un 40 por ciento de la producción. No obstante, si llegan bodegas nuevas y apuestan por hacer sería estupendo. Mucho de lo que se ha arrancado y no se usa tienen el terreno libre. Un terreno fantástico que se encuentra en la mitad de Ribera y Toro, próximos a los climas del Duero y el Pisuerga, suelo de aluvión y horas de sol, que tenemos más que Ribera pero menos que Toro.

Uno de los debates actuales en España es primar la cantidad o calidad. ¿Hacia donde se dirige Cigales? ¿Es partidario el Consejo de plantar más viñedo?

En el momento que se hacen grandes cantidades y se plantan cepas nuevas, éstas tardan muchos años en ofrecer calidad. Encontrar cepas de menos de 30 años en Cigales es muy difícil; encontrar cepas de más de 30 años en Ribera del Duero también es difícil, a excepción de las grandes bodegas y clásicas. Intentan atajar en poco tiempo y eso redunda en la calidad. El pasado año en el Concurso Mundial de Bruselas, una cata a ciegas, los tintos de Cigales obtuvieron dos Grandes Oro (más de 96 puntos) y Ribera, uno. Esto no quiere decir que sean peores, sino que es fácil demostrar los vinos de gran calidad.

Aunque existe una apuesta por el vino tinto, está claro que la producción de la DO se dirige al rosado. ¿Cómo se comporta actualmente su consumo? ¿Aumenta o se reduce? ¿Es achacable a una cuestión cultural?

Es una cuestión de modas. Y en este momento el rosado está de moda. El año pasado la producción de tinto en Cigales era superior al rosado, un 50 por ciento frente a un 45 de rosado y un cinco de blanco. Pero este año el rosado ha vuelto a liderarlo. Tuvimos un crecimiento muy grande en producción de rosado, que ha crecido entre un 12 y 15 por ciento en contraetiquetas. En Cigales se hacen rosados muy modernos. Una de las medidas que hemos hecho en este año era darle más protagonismo a los tintos, porque rosados con esta calidad hay en muchos sitios y del mismo precio, pero entre los tintos, un crianza de Ribera o Rioja vale un 40 por ciento más, pero la calidad puede ser incluso superior en Cigales. Tenemos una gran apuesta. Se ha hecho una cata de tintos en Madrid y fue una sorpresa para muchos, también en precios.

Parece que se empieza a hablar de una modificación de la OCM del Vino. ¿Cómo puede afectarles a ustedes?

Yo creo que no se hará. Somos miembros de la Directiva CECRU, una asociación de consejos reguladores, y estamos en una dirección desconocida por la lentitud de la Comisión Europea. Quieren incluir en las etiquetas una información, casi casi como una magdalena, que incluya todos los elementos naturales que lleve. Hay un poco de alarma, pero se está pensando en que en lugar de figurar en la contraetiqueta, que sería farragosa, se haga un QR o código de barras. Añadirían el consumo de calorías en el consumo de vino, que tampoco sería algo tan malo, porque un vaso de vino tiene muchísimas menos calorías que una tónica. Afectará a todo tipo de bebidas.

En otras DO ha existido polémica por la categorización de viñedos singulares. ¿Se adivina en Cigales una situación similar? ¿Hay que promover la defensa de este tipo de viñedos?

No sería muy difícil hacerlo e ir a vinos de pago, algo que ya se permite. De hecho, muchas de las nuevas marcas de las bodegas van en ese sentido, hacer una marca sobre una parcela concreta de su explotación. Esto es bueno, clarifica, va en la idea de los ‘chateau’, territorios pequeños que tienen especial singularidad.

¿Cómo se presenta la campaña 2018 en relación con un año de helada, sequía tan pronunciada y que ahora llegan las intensas lluvias?

En Cigales afectó principalmente la sequía. En lo que va de 2018 ha llovido más que en todo 2017. Pero ha sido una lluvia buena, no ha arrastrado. Hemos tenido una baja del 30 por ciento de producción en relación al año anterior, que había sido excepcional, pero respecto a un año medio, la caída es de un 17 por ciento. Creemos que donde habrá más déficit será en el vino a granel que en los de calidad, que se situarán en la línea del pasado año, tal y como señalan las contraetiquetas.

¿Cuál es el precio medio de la uva en Cigales? ¿Existen problemáticas al respecto?

Tenemos una uva excesivamente barata. Un viticultor debe hacerse valer más y hay que subir el precio. Este año se ha elevado un poco el precio del vino, debido a la menor producción. Debemos luchar por que la subida se traslade al viticultor, que es el eslabón más débil. Se están dando pasos para contratos multinanuales. La uva debe valer más porque es muy buena. Hablamos de cantidades que oscilan entre los 40 y 45 céntimos el kilo y otros que han podido vender a 80, pero son cantidades pequeñas en relación, por ejemplo, con la Ribera.

Actualmente, ¿cuales son los principales mercados de la DO?

Los principales mercados son Madrid y el norte de España. Solo un 30 por ciento sale de Castilla y León. La exportación ronda el siete por ciento, principalmente a países terceros de Europa y México. Hay una apuesta del Consejo por incrementar la salida al exterior, pero las bodegas no tienen una cantidad excesiva para ello. Si haces una misión a México y de repente alguien te pide 100.000 botellas, muy pocas pueden hacer frente porque tienen que satisfacer a sus clientes nacionales. Algunas bodegas están en esa dirección, pero de forma individual.

¿Supone ese tamaño de las bodegas un hándicap para su expansión o ese no es el objetivo?

Hay que ser realistas y centrarse en las posibilidades que tenemos. Estamos hablando de 4,2 millones contraetiquetas. Nuestro mercado es pequeño. A nada que se esfuerce en los mercados que ya conoces puedes conseguir cosas y el hecho de exportar supone contar con gente preparada en comercio exterior, que sepa idiomas y otras cuestiones a las que no todas las bodegas pueden acceder.

¿Considera necesario crear una marca paraguas a nivel regional o de España, tipo Tierra de Sabor?

Yo creo que no es necesario. Incluso, la marca de garantía de Vinos de la Tierra de Castilla y León que existe actualmente no me agrada, porque es una especie de cajón de sastre. Algunas bodegas tienen que acudir a esa garantía para hacer un vino que no les permite su consejo regulador, como sucede con los ecológicos, que pueden ser de calidad, pero no los acepta Cigales. Se mistifica todo, porque hay bodegas que hacen vino con uvas de otra DO. En Cigales se han llegado a hacer ocho millones de kilos de uva, una parte importante a granel, y se elaboran en otras partes como Vino de la Tierra.

Cigales es uno de las DO con una ruta del vino, ¿considera esencial el enoturismo para promocionar de la mano el vino y su contexto?

La Ruta del Vino de Cigales está todavía en mantillas y quedan muchas cosas por hacer, sobre todo la unión del entorno con el vino, que muchas veces no es tan profunda como debería; es decir, hay establecimientos de la Ruta con una oferta de vinos de Cigales más bien pobre y no apuestan excesivamente. Haría falta más establecimientos. Pero hay apuestas importantes, como el ‘tren del vino’ de la Diputación de Valladolid, con gente que llegará de Madrid. Nosotros estamos al lado y nos podemos beneficiar, al contrario de otros puntos que están a una hora. Ello le puede dar un empujón al enoturismo. Y además, no todas las bodegas se han involucrado. Me duele especialmente el caso de algunas de ellas porque tienen extraordinarias características para mostrarse y prefieren dejarlo de lado. El Consejo ayudará a la Ruta en lo que pueda.

¿Cigales necesita ser más Cigales?

(Risas) Una cosa es predicar y otra es dar trigo. Me gustaría que apareciese más la palabra ‘clarete’, una vez que la UE ya ha levantado la prohibición. Es un signo de identidad y competiríamos de forma distinta con otros rosados. Es una palabra que deberíamos recuperar.

Usted también preside la Academia de Gastronomía de Castilla y León. ¿Podemos presumir de calidad alimentaria? ¿Qué destacaría de la cocina regional?

Tenemos la despensa más singular de Europa, en calidad y cantidad, por diversidad de climas, con montaña, ríos, meseta, cerros, bosques… todo ello comporta una gran de productos extraordinaria. Destacan las legumbres, que tenemos el 92 por ciento de todas las que tienen marchamo de calidad; cereal, hortalizas, productos lácteos… y ahora empiezan las frutas en El Bierzo, Valle de Caderechas. Sin olvidar la carne, el lechazo, el cochinillo, la ternera, con productos estupendos y diversos. Y por supuesto el pan de calidad de Valladolid, que se hace con una harina de Zamora.

¿Prefiere la receta de la abuela o el maridaje y la experimentación de los cocineros actuales?

No se inventa nada en cocina desde el Renacimiento. Solo un aspecto ha transformado la cocina: el dominio del frío, que ha cambiado las texturas gracias al nitrógeno, espumas…, porque el calor siempre se ha controlado. Me gusta la cocina de la abuela hecha con cocineros bien formados y que sepan manejar todo tipo de técnicas. La cocina de la abuela es la cocina en mayúsculas, lo demás son apuestas absurdas. El nivel de cocina en Castilla y León ha bajado en últimos años porque se les ha olvidado un poco lo tradicional, pero tienen una formación en técnicas increíble. Esto está empezando a cambiar gracias al Bulli, la gran revolución, que a pesar de haber muerto ahora se dedica a otras cosas. Ahora, los chicos no se fijan tanto en escenificaciones, sino en tomar la cocina de la abuela, darle una vuelta, presentarla de otra forma y que sepa igual. Esa es para mí la cocina buena: un cocido con el 60 por ciento menos de grasa y el mismo sabor. Tenemos los mismos ingredientes materiales y humanos para que esa cocina sea un espejo.

Foto de portada: El presidente de la DO Cigales, Julio Valles. / Miriam Chacón

 

El Gobierno, a un paso de declarar un Día Nacional del Vino

El Partido Popular presentaba ha presentado una Proposición no de ley (PNL), que con el el respaldo de las principales formaciones políticas salía adelante la semana pasada con 34 votos a favor y 2 en contra.

El portavoz del Partido Popular Miguel Ángel Viso destacó en su intervención que el valor total del vino supera los 6.000 millones de euros, el 1,5 % del PIB, a lo que se sumó su contribución social, cultural y medioambiental.  El empleo directo generado por el sector del vino ronda las 450.000 personas, en torno al 2,5 % de la población ocupada en España, un país con alrededor de 7.000 bodegas.

La mayoría de empresas del sector son pymes y se verían beneficiadas por la declaración de ese Día, según Viso, quien remarcó que, a diferencia de muchos otros países, España todavía no cuenta con una conmemoración de este tipo en el calendario, una fiesta -apuntó- donde se elogie a viticultores, enólogos, bodegueros, cosecheros y habitantes del rural.

En la Proposición no de Ley se pide que el Congreso de los Diputados inste al Gobierno a la declaración, en colaboración con el sector del vino, de un Día Nacional del Vino, “en reconocimiento de la cultura del vino, del enorme potencial económico del sector, que fija población al territorio, que representa lo mejor de nuestra tierra, de nuestra historia y que otorga imagen país”.

En el texto resalta que, a nivel europeo, se está consolidando la celebración del “Día Europeo del Enoturismo” y que otros países como Chile o Argentina han instaurado el “Día Nacional del Vino”, en reconocimiento social y económico del vino para el país, o Francia que celebra el tercer jueves de noviembre la degustación del Beaujolais Nouveau.

Fuente: Vinetur

 

 

 

 

Llega la Pasión, llega la ‘limonada’

El origen de la ‘limonada’ -hecha con vino- se encuentra, según diversas fuentes, en las ciudades de León y Ponferrada se basa en las disputas entre cristianos y judíos. Dichos populares comentan que durante la celebración de la Pascua en la Edad Media, los cristianos solían bajar al Barrio Húmedo de León (a la Judería), porque consideraban que los judíos eran los responsables de la muerte de Cristo e iban en busca de venganza (de ahí la nada políticamente correcta expresión de “matar judíos”). Como estaba prohibido el consumo de bebidas alcohólicas durante esos días, las autoridades, para intentar frenar estos ataques, permitían que en las tabernas cercanas se vendiera una bebida alcohólica rebajada (vino tinto rebajado con agua, limón y azúcar -tipo sangría-) para contentar a los parroquianos y que no se entretuvieran en otros menesteres.  En Ponferrada, la leyenda cuenta que durante la Semana Santa los judíos bajaban a bañarse al río pero en una ocasión un grupo de cristianos les dio muerte tiñendo el agua del Sil del color de la ‘limonada’.

Sin embargo resulta difícil atribuir un origen geográfico a la misma, al tratarse de una bebida muy extendida en otras provincias como Ávila,​ Segovia,​ Soria, Toledo… El origen sin duda hay que establecerlo en el medievo, cuando durante la celebración de la Pascua, la única bebida permitida era el vino tinto rebajado con limonada.

En la provincia leonesa, cuando alguien va a tomar esta limonada dice que va a “matar judíos”, una expresión que según otros dichos populares procede del siglo XIV cuando el rey de Navarra Felipe IV decreta por el año 1306 la primera expulsión de los judíos,habiendo evolucionado la expresión de otra anterior: “Limonada que trasiego, judío que pulverizo”.

Sobre su composición,los ingredientes principales son vino, limones, fruta, azúcar, canela y el “toque” final del barman. El tiempo de reposo,en un sitio fresco, es al menos de tres días, removiendo el preparado cada 24 horas, si bien, según la receta, puede llegar hasta los ocho.

La DO convoca su III Festival de Cortometrajes online

La Denominación de Origen Rueda ha abierto la convocatoria de la tercera edición del festival de cortometrajes online ‘Rueda con Rueda’, que cuenta con el apoyo de la Diputación de Valladolid y la Seminci. El certamen pretende promocionar y dar visibilidad a la DO entre los jóvenes, a la vez que ofrece la posibilidad de descubrir a nuevos talentos del mundo del cine.

Javier Angulo, director de la Semana Internacional de Cine de Valladolid, y Victor Alonso Monge, vicepresidente de la Diputación Provincial, acompañaron a Santiago Mora, director general de la DO durante la presentación. La Seminci ha apoyado ‘Rueda con Rueda’ desde sus inicios, con la proyección de los cortometrajes ganadores dentro de su ciclo Cine & Vino. También la Diputación de Valladolid apuesta por esta iniciativa cultural y en esta tercera edición se mantiene como un colaborador de primer nivel, con el objetivo de potenciar al máximo los recursos de la zona.

Los coordinadores del festival, Pedro del Río y Jaime Alonso de Linaje, de la productora Plan Secreto, dieron a conocer las bases de esta edición junto con la guía de localizaciones y un video resumen en el que los cineastas pueden ver algunos de los escenarios disponibles para las grabaciones. El requisito imprescindible para participar en este concurso es que durante el cortometraje aparezca al menos una botella de vino blanco de la DO Rueda. La temática es libre, puede rodarse en cualquier localización del mundo, y en cualquier idioma, siempre que se subtitule en castellano. El trabajo ganador será premiado con 5.000 euros.

Además, el festival ofrece la posibilidad de rodar en las instalaciones y viñedos de 37 bodegas de la Denominación de Origen Rueda. Los cortometrajes rodados en la DO Rueda optarán al premio principal del festival y también al premio ‘Origen Rueda’, un galardón específico para el mejor cortometraje rodado en las localizaciones de la denominación de origen, y que está dotado con 3.000 euros.

Habrá también un premio de 2.000 euros para el mejor cortometraje realizado por estudiantes de cine y audiovisuales. Podrán optar a este premio los cortos cuyo director esté cursando estudios en escuelas de cine, universidades o ciclos formativos relacionados con el medio audiovisual.

Convocatoria abierta

El plazo para presentar los trabajos a concurso finaliza el próximo 8 de octubre. Las bases se pueden consultar en la página del festival www.ruedaconrueda.com: Además, esta web servirá de plataforma para subir los videos participantes, que también podrán visionarse en un canal propio en YouTube.

El jurado estará formado por profesionales del sector elegirá a los finalistas. Además, los tres cortometrajes con más visionados en el canal de YouTube de Rueda con Rueda, pasarán directamente a la final. La entrega de premios se realizará durante el Ciclo ‘Cine & Vino’, que se celebrará en el marco de la próxima edición de la Semana Internacional de Cine de Valladolid (Seminci). Además del premio en metálico, los tres cortometrajes ganadores de “Rueda con Rueda” contarán con una importante recompensa a nivel promocional, ya que sus trabajos se proyectarán dentro de las actividades de este ciclo que en 2018 alcanza su quinta edición.

Proyección internacional

Los trabajos premiados en las dos ediciones previas del festival han tenido un exitoso recorrido por festivales. ‘Por Sifo’, dirigido por Mario Hernández y Guillermo Rodríguez, ganador de la primera edición, ha conseguido, entre otros premios, dos galardones en el Five Continents Internacional Film Festival. Además, ha participado en el certamen italiano Roma Cinema DOC.

Por su parte, ‘El origen’, cortometraje dirigido por José A. Campos y ganador del premio a mejor cortometraje rodado en bodegas en la última edición, ha comenzado ahora su andadura por festivales contando ya con varias selecciones en certámenes como Plasencia en Corto, La Fila o el festival de Cortos de Medina del Campo.

Edición limitada de una botella de Verdejo para conmemorar el Día de la Mujer

La Denominación de Origen Rueda comercializa una edición limitada de una botella de Verdejo para conmemorar el Día Internacional de la Mujer, que se celebra mañana, 8 de marzo. Bajo el lema ‘Sé feliz, no perfecta’, el Consejo Regulador dedica este lanzamiento a todas las mujeres como muestra de apoyo a las mismas, según un comunicado.

Rueda recordó que en los últimos años la presencia de la mujer en el sector vinícola ha experimentado un fuerte aumento y han ido copando los puestos de máxima relevancia. Uno de los ejemplos lo protagoniza la presidenta del Consejo Regular de Rueda, Carmen San Martín, quien consideró que “con esta acción se pretende hacer un guiño afectuoso a todas aquellas mujeres que trabajan por sacar adelante su trabajo, sea cual sea”. Cada vez se contabilizan más enólogas, gestoras de bodegas, técnicas, dueñas y emprendedoras “que han montado su propia bodega desde cero”.

Por ello, San Martín afirmó que en Rueda la realidad “es que la presencia de las mujeres es muy amplia, incluso mayoritaria en puestos técnicos, exportación o comunicación; y numerosa en los puestos directivos y gerencias de muchas de las bodegas”. “Quizás se pueda deber a que la DO Rueda es una denominación joven y dinámica”, espetó.

Bodegas Emilio Moro presenta sus blancos de godello bajo la DO Bierzo

Bodegas Emilio Moro, una de las más prestigiosas de la Ribera del Duero dentro y fuera de nuestras fronteras, presentó este jueves los primeros vinos resultado de su proyecto de innovación en El Bierzo. Se trata de dos monovarietales de Godello con los que la reconocida firma ha buscado, por un lado, añadir un blanco de calidad a su ya conocida gama de sus tintos Emilio Moro y Cepa 21 y, por otro, trasladar la calidad y singularidad de sus vinos de Ribera del Duero a una denominación de origen hasta ahora más conocida por sus tintos de Mencía pero con mucho potencial para dar a luz grandes blancos.

Con La Revelía y El Zarzal, ambos procedentes de la añada 2016 y de distintos suelos, la bodega ha buscado trabajar el perfil aromático de la uva Godello, una variedad blanca adaptada al terreno y a las laderas de El Bierzo que representa el 5,62% de la uva que se cultiva en la zona. El clima del Bierzo, con marcada continentalidad y cierta influencia atlántica, sus suelos franco-arcillo-arenosos y su geomorfología avalaron la idoneidad de la zona para el cultivo de Godello. Una uva con la que se consiguen unos vinos llenos de frescura y profundidad aromática, dotados de una complejidad y una capacidad de envejecimiento comparable a los tintos.

LA REVELÍA 2016

Para Bodegas Emilio Moro, La Revelía representa máxima expresión del carácter varietal Godello. Procede de escarpadas laderas –a más de 600 m s.n.m.– donde la madurez se retrasa y confluyen diferentes orientaciones, aportando riqueza y personalidad. Criado en barricas de 500 litros de robre francés con posterior reposo sobre lías durante 8 meses, La Revelía 2016 presenta un color amarillo pálido y un aroma intenso lleno de matices donde destacan, en un primer momento, los varietales más típicos de la Godello: frutas frescas de hueso, sutiles herbáceos y cítricos. Con el paso del tiempo demuestra que su gran potencial aromático se sigue desarrollando en la copa ganando complejidad el conjunto frutal con aromas de flores secas y ligerísimos tostados que se entremezclan en el conjunto. En boca es voluminoso y amplio, de gran recorrido y equilibrada acidez.

 EL ZARZAL 2016

Para la elaboración de El Zarzal se han seleccionado los suelos franco-arenosos del comienzo de las laderas, con exposiciones más umbrías en las que la fruta se mantiene fresca e íntegra. El Zarzal 2016, fermentado en madera con posterior crianza sobre lías en fudres de roble francés de 2.500 litros durante 8 meses, ofrece un color amarillo pálido, limpio y brillante. En nariz también es limpio y franco, con una base de frutas de hueso, sutiles notas cítricas y de flor blanca y con ligeros tostados, casi imperceptibles, que maduran y aportan complejidad al conjunto aromático. En boca es fresco y vivo, de buen volumen y matices pulidos.

P.V.P. La Revelía: 22€

P.V.P. El Zarzal: 12 €

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ribera del Duero lleva a Berlín el I ‘Ribera WineSounds Fest’

Vino, música y gastronomía serán los ingredientes principales de la primera edición del festival ‘Ribera WineSounds Fest’, cita promovida por la Denominación de Origen Ribera del Duero que tendrá lugar en Berlín el próximo 2 de junio. Precisamente, llevará como subtítulo ‘Wein und Musik’ (Mit Sonorama Ribera), según anunciaron hoy fuentes del Consejo Regulador. Así, la programación del festival, que nace con voluntad de continuidad, incluirá diferentes actividades con un claro protagonista: los vinos de Ribera del Duero.

Además, contará con las actuaciones de Sidonie, Iván Ferreiro, Soleá Morente, Tomasito, Shinova y Kid Simius, un cartel que ha contado con el comisionado artístico de Sonorama Ribera, que desde hace dos décadas se celebra en la localidad burgalesa de Aranda de Duero. El veterano festival coproduce también la cita berlinesa junto con Cultura & Comunicación.

Con la celebración de ‘Ribera WineSounds Fest’, Ribera del Duero y Sonorama Ribera apuestan por la internacionalización, con el objetivo de captar nuevos públicos y establecer alianzas con agentes de los sectores enológico y cultural, así como entidades de otros países. Berlín ha logrado consolidarse como una de las metrópolis que marcan las tendencias culturales dominantes.

Por ello, supone un “destino ideal” para la expansión internacional de los vinos de la DO ya que Alemania es el cuarto país más consumidor de vino del mundo, y del festival arandino, dada la importante demanda de consumo cultural existente entre sus habitantes y su potencial como escaparate para la cultural global. “Un contexto abierto, exigente en la calidad e interesado por la diversidad, una ciudad estimulante y atractiva que ofrece un entorno propicio para la difusión de la cultura española en el continente europeo”, añadieron.

El festival se celebrará en uno de los espacios de referencia en Berlín, ‘Festsaal’, ubicado en el cosmopolita barrio de Kreuzberg, corazón de la cultura underground y el arte callejero de Berlín. La jornada previa a la celebración de la cita, el 1 de junio, ‘Ribera WineSounds Fest’ se presentará en la sede en la capital alemana del Instituto Cervantes, un acto dirigido a profesionales de los sectores enológico y cultural y a medios de comunicación en el que podrán degustarse caldos de la DO Ribera del Duero. La música en acústico será también protagonista. Además, durante esa misma jornada tendrá lugar en otro local del barrio de Kreuzberg una fiesta de presentación de ‘Ribera WineSounds Fest’ con la participación de varios DJs.

Catas y talleres de maridaje

‘Ribera WineSounds Fest’ ofrecerá diversas actividades ligadas a los vinos de Ribera del Duero, como varias catas didácticas de 45 minutos de duración que se sucederán a lo largo del día 2 de junio en ‘Festsaal’. Talleres creativos de maridaje serán otra de las propuestas, abiertos al público y a la prensa, en los que se aprenderá a elaborar tapas y a maridarlas con los caldos de la DO patrocinadora del festival.

Asimismo, tendrá lugar una cata especial para la prensa, titulada ‘Un paseo por la Ribera del Duero’, que incluirá la degustación de una selección de vinos y una presentación de la DO. Los medios de comunicación podrán participar también, junto con prescriptores del mundo del vino y la gastronomía, en una gran cata con una selección de los vinos más populares de Ribera del Duero. Se habilitará, además, un gran espacio de exhibición y venta en el que las bodegas de la DO interesadas, representadas por sus importadores en el país, podrán ofrecer sus vinos.

Sidonie, Iván Ferreiro y Soleá Morente

El trío barcelonés Sidonie pasará por Berlín en un año especial para la banda ya que en este 2018 celebran sus 20 años de trayectoria. Marc Ros, Axel Pi y Jesús Senra presentarán en directo en la capital alemana las canciones que conforman ‘El peor grupo del mundo’, un álbum publicado en 2016 con el que rinden homenaje a la música que les inspira y a los artistas que les han marcado tanto a nivel profesional como en un ámbito más personal. Este disco, el último hasta la fecha, es el octavo del grupo en 15 años (el primero, ‘El fluido García’, vio la luz en 2001).

Otro veterano del panorama musical nacional que formará parte del cartel de ‘Ribera WineSounds Fest’ será Iván Ferreiro, nombre imprescindible del pop nacional de las últimas dos décadas. Tras liderar a ‘Los Piratas’, una de las bandas de rock más representativas de los 90, que se separó en 2003, inició su carrera en solitario con ‘Canciones para el tiempo y la distancia’ (2005). En 2016 llegaba su álbum más íntimo, ‘Casa’, séptimo de su discografía, con el que continúa de gira por los escenarios españoles y que le llevará también hasta Berlín.

Por su parte, la artista granadina Soleá Morente llegará a la capital alemana con un nuevo trabajo discográfico bajo el brazo, que verá la luz en primavera y del que, por el momento, se conoce únicamente un doble single: ‘Ya no sólo te veo a ti y Olelorelei’. Este segundo álbum seguirá la senda trazada por el primero, ‘Tendrá que haber un camino’ (2015), formado por 13 temas marcados por la fusión de la tradición flamenca con géneros como el pop y el rock.

Una fusión que define también el estilo de Tomás Moreno Romero, más conocido como Tomasito, que repasará en el marco de ‘Ribera WineSounds Fest’ las canciones más significativas de sus dos décadas sobre los escenarios. Precisamente, en 2017 vio la luz el primer grandes éxitos del artista jerezano, titulado ‘Ciudadano gitano’, un álbum compuesto por algunos de sus temas más emblemáticos, como Camino del hoyo, Resaca, Libre a mi manera, Agradecido y Torrotrón, entre otros.

El rock alternativo de Shinova será otro de los protagonistas del cartel de ‘Ribera WineSounds Fest’. El quinteto vasco, liderado por Gabriel de la Rosa, acaba de concluir la gira nacional de presentación de su último disco, ‘Volver’ (2016), que presentarán también en directo en Berlín. La banda cuenta con otros tres álbumes publicados: ‘Latidos’ (2009), ‘La certeza de la confusión’ (2011) y ‘Ana y el artista temerario’ (2014).

‘Kid Simius’, “álter ego”, tildaron, del granadino José Antonio García Soler, completa el cartel de ‘Ribera WineSounds Fest’. Residente desde hace años en la capital alemana, se ha situado como uno de los artistas de música electrónica más destacados del momento, gracias a la mezcla de este género con otros como el house, el dub, el indie, el flamenco y el urban. En 2016 veía la luz el EP ‘Jirafa Waves’, que incluye cinco temas y que siguió a un primer larga duración publicado en 2014, ‘Wet Sounds’. En la actualidad, ‘Kid Simius’ se encuentra preparando el que será su tercer trabajo, que llevará por título ‘Planet Simius’.

Bodegas Cuatro Pasos celebra el Día del Oso

¡En Bodegas Cuatro Pasos quieren volver a sentirse como un oso!

Por eso, por tercer año, celebran de nuevo el Día Mundial de la protección de los osos. Será el próximo sábado 24 de febrero, con una cata maridaje en sus instalaciones. Una armonía que tendrá como protagonistas postres elaborados con castañas, uno de los alimentos en los que se basa la dieta del oso.

El evento, que tendrá aforo para 35 personas, dará comienzo a las 17.00 horas. Los asistentes podrán disfrutar de una visita por las instalaciones de la bodega y de un maridaje de tres de sus principales vinos comentados por personal de su equipo enológico. Los postres elegidos para esta degustación serán una tarta de queso de cabra con castañas, bombón de castaña y chocolate negro y castañas en almíbar.

La actividad tiene un coste de 5€  por persona y para asistir es necesario contactar con la bodega en el teléfono 987548089 o bien en el correo Sheila.carballo@martincodax.com.

Cuatro Pasos es una bodega berciana que forma parte del mismo grupo empresarial que la conocida elaboradora gallega de soberbios blancos Martín Códax. En 2003 se instalaron en el Bierzo en su búsqueda por producir también vinos tintos de personalidad atlántica. En la actualidad disponen de viñedos en las poblaciones de Valtuille, Otero, Corullón y Hornija plantados exclusivamente con la variedad mencía. Producen los siguientes vinos: Cuatro Pasos Rosado, Pizarras de Otero, Cuatro Pasos Mencía y Martín Sarmiento.

Cuatro Pasos es también conocido como el vino del oso. Tal denominación se debe a que fueron encontradas cuatro huellas de osa en uno de los viñedos de la casa. Este episodio terminaría llevando a que la bodega se comprometiese también en el mantenimiento y la protección de los osos. Para ello desarrolla acciones tales como la plantación de frutales -sobre todo, castaños y cerezos- y en la construcción de colmenas destinadas a la obtención de alimento para los plantígrados.