Los viticultores franceses contra el vino español

Una manifestación de viticultores franceses ha provocado grandes retenciones de tráfico durante toda la mañana del pasado martes en el paso fronterizo de La Junquera, en una nueva protesta contra el vino español, aunque en esta ocasión los manifestantes no arremetieron contras los camiones y se limitaron a poner barricadas en los accesos a la frontera para mostrar su eterno enfado con lo que consideran “competencia desleal” de los vinos nacionales.

Para facilitar el tráfico durante la mañana, los Mossos d’Esquadra han desviado a los turismos que querían cruzar la frontera por la N-II mientras que los camiones quedaban retenidos en aparcamientos habilitados, especialmente para evitar que los manifestantes pudieran arremeter contra ellos, como ya ha sucedido en varias ocasiones en el último año.

Los representantes de los viticultores franceses se mostraron especialmente críticos y enfadados con la presencia de un helicóptero de la Gendarmería gala, acusando al nuevo Gobierno de sólo dar “este tipo de respuesta a la cuestión de las importaciones de vino, ya sea español o italiano. Esto es lamentable”.

Las organizaciones agrarias franceses insiste en que “no estamos contra las importaciones, siempre que estén regulados. Cuando las importaciones de vino eran seis millones de hectolitros, no había ningún problema en el mercado francés. Pero desde entonces hemos sido entregados a los especuladores y aprovechados como en las horas más oscuras de nuestra historia”.

Lionel Puech, enólogo de Rouvière y co-presidente de Jóvenes Agricultores Gard, recuerda que “en España algunos productos fitosanitarios están autorizados mientras que en Francia se les prohíbe. En su lugar, tenemos muchos productos más caros que disparan los costes“, de ahí su creencia de que existe una competencia desleal.

España y Francia quieren crearán un comité en julio

Los Gobiernos y los productores de España y Francia han acordado este miércoles 24 crear un Comité Mixto para mejorar las relaciones vitivinícolas entre ambos países y evitar que se produzcan ataques a los envíos de vino español a territorio francés, tanto en camiones como en supermercados.

El secretario general de Agricultura, Carlos Cabanas, y la directora general de Desarrollo Económico del Ministerio de Agricultura francés, Catherine Geslain-Lanéelle, han anunciado en rueda de prensa que el comité empezará sus trabajos el 25 de julio en París, tras participar en una reunión para tratar los problemas surgidos por dichos asaltos.

Los representantes de ambas Administraciones, los agricultores y las bodegas han examinado los datos sobre los ataques, incluidas las “más de 30 detenciones” realizadas por las fuerzas de seguridad francesas en operaciones de los últimos meses.

Además, según fuentes del sector, han conocido el último asalto contra un camión que transportaba vino español, registrado este martes en el sur de Francia, cerca de Perpiñán, así el corte de la frontera de la Junquera con barricadas ardiendo.

Cabanas y Geslain-Lanéelle han coincidido en la “importancia” de reforzar los intercambios de información, al igual que se trabaja, desde hace 20 años, con un comité similar creado cuando los asaltos a lo transportistas de frutas y hortalizas.

Las autoridades francesas han expuesto los trabajos realizados en respuesta a los ataques producidos en los últimos meses por “un grupo reducido”, localizado por su Policía.

España ha mostrado su “enérgica condena” porque considera “inadmisible” que sus productos no puedan circular libremente, según Cabanas, quien ha valorado la actitud del Ejecutivo francés a la hora de condenar los ataques, “tomarlos en serio” e investigar y reconocer que el problema no está en el vino español.

Geslain-Lanéelle también ha condenado “enérgicamente” los asaltos contra el vino español porque, en su opinión, “no es la forma de solucionar” los problemas del sector francés. Los ataques “no quedarán impunes” y han sido investigados por la Policía y judicialmente, ha añadido.

Ha remarcado que “no existe ninguna anomalía en el vino español, ni en su etiquetado; por lo que este es un problema francés”.

 

Fuente LA REVISTA DIGITAL DEL VINO

Entradas relacionadas

Deja un comentario