Tag Archive for denominación de origen

La ruta del vino de Bierzo Enoturismo se promociona en el salón B-Travel de Barcelona

La asociación Bierzo Enoturismo, que agrupa a varios ayuntamientos y bodegas de la comarca, promociona este fin de semana, de la mano de la Junta, su oferta turística en la feria B-Travel de Barcelona, en la que mostrará su apuesta por la gastronomía ligada al vino como complemento del resto de recursos turísticos de la comarca. Además, la asociación también participará en B-Delicious, un espacio gastronómico de la feria en el que Bierzo Enoturismo promociona la comarca como un destino especializado en turismo enogastronómico, gracias a su iniciativa bautizada como ‘La Reserva de los sentidos’.

En ese sentido, el público podrá degustar durante los días de feria una tapa elaborada con castaña, uno de los productos estrellas de la comarca, reconocido con su propia marca de garantía. Los platos elaborados con este manjar se maridarán con los vinos de la Denominación de Origen (DO) Bierzo.

Al respecto, Bierzo Enoturismo estará presente en el certamen en el stand institucional de la Junta, situado en el pabellón número ocho, junto a toda la oferta turística de la Comunidad. En el espacio, se promocionará de forma especial la enogastronomía, vinculada a las seis rutas certificadas del vino -Bierzo, Arlanza, Cigales, Ribera del Duero, Rueda y Sierra de Francia.

La feria de turismo B-Travel de Barcelona, especializada en viajes experienciales, toma el relevo del antiguo Salón Internacional del Turismo de Cataluña (SITC) con un formato más orientado a la promoción de las experiencias turísticas, los nuevos gustos y tendencias de los turistas. El salón se desarrolla hasta el domingo 23 en el Recinto de Montjuic de Barcelona y se centra en la potenciación de este nuevo tipo de turismo, a través de pilares como la aventura, la cultura, la gastronomía, el estilo de vida y la exclusividad.

¿Se han quedado anticuadas las Denominaciones de Origen?

Carmen Fernández ¿Dentro o fuera? Viticultores, críticos y prensa especializada debaten desde hace tiempo el papel que las denominaciones de origen juegan en el desarrollo de la viticultura en España. El más reciente en manifestarse al respecto era el sumiller de Can Roca, Josep Roca, quien en la pasada edición del Fórum Gastronómico cuestionaba la apuesta casi exclusiva por la uva albariño de la D.O Rías Baixas, olvidando la gran riqueza de las variedades tintas de la zona.

Aunque la inmensa mayoría está de acuerdo en que la creación de estas entidades ha servido al sector para incrementar su calidad y trabajar conjuntamente, son muchas las voces que se alzan en contra de su inmovilismo y la excesiva estandarización a la que sus rígidas normas someten la elaboración del vino. Algunos bodegueros ya han decidido dar el paso fuera de las denominaciones de origen para huir de su encorsetamiento y poder dar rienda suelta a sus propios criterios a la hora de elaborar su vino. ¿Se han quedado anticuadas las Denominaciones de origen? ¿evolucionan al ritmo en que lo hace la viticultura en España? Turno para que nuestro sumiller Javier Campo se moje en esta difícil cuestión.

Comencemos si te parece definiendo qué es exactamente una Denominación de Origen y qué es un Consejo Regulador y qué funciones desempeñan.

Una Denominación de Origen (DO) es una indicación geográfica, en éste caso del vino, y tiene como principal función proteger y promocionar el producto que provenga de esa zona, que se manufacture, transforme o envase en ella. Cada DO suele tener un Consejo Regulador (CR) que se encarga de dictar las normas, reglamentos y estándares y hacer que se cumplan por parte de los integrantes de la DO que regulan.

¿Cómo o quién determina la tipicidad de una zona vitivícola?

Las Denominaciones de Origen y sus Consejos Reguladores (en su creación) son las que presentan y aportan al Ministerio de Agricultura la documentación solicitada por este organismo a fin de dar validez a dicha tipicidad. En ocasiones es un auténtico trabajo de reseña histórica avalada por documentación incuestionable. Existe un Registro de Variedades que puede ser consultado. Si la Administración competente aprueba dicha tipicidad, ya tenemos la “oficialidad” de la zona.

¿Cómo se determinan las variedades autorizadas, preferentes y permitidas, en una denominación de origen? ¿es un criterio inamovible? ¿debería evolucionar?

El Consejo Regulador determina las diferentes variedades autorizadas y, en este sentido, cada uno de ellos es soberano, casi puede hacer lo que quiera para determinar cuáles son estas variedades, siempre que se atienda a la legislación vigente. Normalmente, suelen haber variedades “autóctonas” recomendadas y otras variedades locales o foráneas permitidas. Sin embargo, otras no lo son. Y en este sentido creo que no tiene sentido aceptar por ejemplo la variedad syrah y no la pinot noir, sí la chardonnay pero no la riesling, teniendo en cuenta que todas son foráneas.

Me parece muy bien que los CR establezcan unos estándares mínimos de calidad en la elaboración pero si por ejemplo a alguien le apetece utilizar cemento en lugar de roble como elemento diferenciador, siempre que cumpla con los estándares de calidad no me parece mal. Un NO porque NO, o un “nunca se ha hecho así”, no basta y por eso creo que los criterios con los que trabajan los Consejos Reguladores deberían evolucionar.

Entiendo que los CR Consejos Reguladores quieren la preservar ciertas “tradiciones” que se han convertido en “identificativas” pero a veces no se entiende bajo el prisma de los bodegueros (y consumidores) situaciones en las que una variedad foránea es aceptada y otra no, o un vino tinto es aceptado pero uno blanco no, o viceversa, o si un vino se califica o no. Son situaciones un tanto incongruentes y que vistas desde fuera no se llegan a comprender, supongo también porque nos falta información pero, algunas veces, el sentido común se impone y por ello se pide que se cambien los criterios que no son, pues, inamovibles, pero dependen de la voluntad de algunos los componentes del Consejo (que algunas veces rozan lo arcaico) y de la presión de las bodegas en su conjunto.

Desconozco los entresijos de la Ley de la Viña y el Vino, pues no soy jurista, pero ha habido varias ocasiones en las que la ley se ha puesto en contra de decisiones de algún Consejo Regular, incluso teniendo que intervenir el Tribunal Superior de Justicia.

¿Crees que el objetivo con el que se crearon inicialmente las denominaciones de origen sigue siendo igual de válido ahora que entonces?

Creo firmemente en que cuando se crearon tenían un objetivo válido, igual que ahora, pero quizás se deberían modificar ciertas cosas y no cerrarse a nuevas tendencias o necesidades de mercado. No creo que haga falta eliminar las DO. Solo hacer ciertos cambios acordes a las diferentes realidades. Como tampoco creo que los CR maten la riqueza vitivinícola española pero sí están mermando la calidad y la capacidad de ampliación.

¿Qué buscan las bodegas que salen fuera de la d.o? ¿libertad, su propio camino, marcar tendencia, diferenciación?

Es una lástima que algunas DO dejen salir bodegas de su amparo por intransigencia. Evidentemente, cuando las cosas no pueden ser de una manera lo más sensato es salir pero no creo que sea una manera de marcar tendencia porque muchas veces la marca de la DO abre puertas en los mercados. Supongo que cada uno debe ser fiel a sus principios. Bajo este prisma podemos ver que las DO son fieles a sus principios y algunos bodegueros, a los suyos. Quien tiene la verdad, es otra cuestión.

Sigue siendo válida la máxima: vinos dentro de d.o= vinos de calidad, vinos fuera de d.o= vinos de menor calidad?

Para nada. Hay vinos dentro de DO que no llegan ni a correctos y vinos excelentes fuera (y dentro) de DO. Que estén dentro o fuera no es sinónimo ni de más ni de menos calidad.

¿Se ha convertido en una moda o tendencia denostar el trabajo de las denominaciones de origen?

No me parece justo denostar el trabajo de nadie. No hay que restar la importancia que tienen la DO pero muchas veces se busca sensacionalismo donde a lo mejor no lo hay. Depende de cómo se dicen las cosas tiene más credibilidad pero cuando se dicen mal, se oye más.

Fuente La Revista Digital del Vino

‘De la cepa a la mesa’, un libro de la ULE

La Diputación de León ha acogido la presentación del libro `De la cepa a la mesa´ que ha contado con la presencia del presidente de la institución provincial. Durante este acto, Juan Martínez Majo ha querido darles la enhorabuena a los directores Juan Manuel Bartolomé y Carlos Fernández, así como a los otros siete autores, Natividad Fuertes, Santiago Domínguez, Máximo García, Isabel Viforcos, Miguel José García, Javier Rodríguez y Javier Revilla.

El presidente de la institución provincial destacó que la Diputación, a través del programa Productos de León, “trabaja y trabajará” con las dos Denominaciones de Origen de la provincia, la de León y la del Bierzo, para ganar mercado, “entendiendo que el sector del vino es una pieza clave en nuestra tarea de crear riqueza y empleo en el medio rural”, explicó.

Según Majo, el viñedo hoy ocupa casi 6.000 hectáreas en la provincia, más de 4.000 en la comarca del Bierzo y otras 1.600 en las zonas de Valdevimbre, Los Oteros y la Ribera del Cea. La provincia cuenta con dos Denominaciones de Origen prácticamente de ámbito provincial. Con la particularidad de distinguirse cada una de ellas por la posesión de una variedad autóctona, la Mencía y el Prieto Picudo, prácticamente en exclusiva. Por ello, ambas zonas vinícolas se diferencian frente a otras marcas de otras latitudes.

Son casi un centenar de bodegas en la provincia, de ellas casi 40 se encuentran en el espacio de Tierra de León y cerca de 60 en el Bierzo, siendo considerada ésta como la tercera zona vinícola del país por prestigio entre los consumidores. Un prestigio que ha llegado a mercados como Estados Unidos o el centro y norte de Europa.

“Pero para ganar el futuro es bueno conocer nuestro pasado. Por ello, la importancia de este libro que surge de la investigación, en el que se suman el saber de distintos expertos en variadas ramas científicas”, enfatizó el presidente de la Diputación.

“Un libro que repasa nuestra memoria colectiva”, prosiguió, “ya que el origen del viñedo en la provincia está vinculado a sucesivas culturas asentadas en nuestra tierra. La vid y el cultivo de la uva es un legado cultural generalizado en León por el paso del Camino de Santiago y el asentamiento de religiosos. Y es que la construcción de monasterios llevó aparejada la plantación de viñedos”.

La facturación del vino español en 2015 alcanzó la cifra récord de 4.580 millones

Los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), analizados por el Observatorio Español del Mercado del Vino (OeMv) muestran que las ventas de vino durante el año 2015 supusieron 4.362 ,2 millones de litros por un valor de 4.580,4 millones de euros, a un precio medio de 1,05 euros por litro.

Con respecto al año 2014, crecen las ventas tanto en volumen (+1,1%) como en valor (+5,1%), así como el precio medio, que lo hace en un +4,1%.

2015 fue un año récord para las exportaciones españolas de vino y también para las ventas, alcanzándose, también en este caso, las cifras más elevadas de la serie histórica.

En términos de valor, crecen todos los productos salvo los vinos de licor (-2,8%) y los vinos rosados con DOP (-6,3%).

En términos de volumen, destaca la caída registrada por los vinos con DOP (-11,1%), disminuyendo las ventas tanto de los tintos como de los blancos y rosados. También caen los vinos de aguja (-5,2%) y los vinos de licor (-13,9%).

El 92% son vinos tranquilos

Los datos emitidos por el INE muestran que el 81,3% del total del valor y el 92,1% del volumen son vinos tranquilos, mientras los espumosos suponen el 13,1% del valor y el 4,6% del volumen – a un precio medio de 2,97 euros por litro, muy superior a la media – mientras los vinos generosos de más de 15% de graduación, vermuts y vinos de aguja suman un 5,6% del valor y un 3,3% del volumen total.

Los tintos facturan más del doble que los blancos

De entre los vinos tranquilos, los tintos facturan más del doble que los blancos (2.583 millones de euros frente a 1.003,4 millones), mientras que el volumen es más próximo (2.118 millones de litros de tinto frente a 1.720 millones de litros de blancos), con un precio medio, por tanto, sensiblemente superior.

Por su parte, los vinos rosados facturan según estos datos del INE, unos 138,6 millones de euros por 179,7 millones de litros vendidos.

Vinos con DO facturan más del doble que vinos sin indicación

Por tipo de indicación de calidad y centrándonos en los vinos tranquilos, los vinos con denominación de origen facturan más del doble que los vinos sin esa indicación de calidad, aunque en volumen suponen muchos menos litros (1.302,9 millones de litros frente a más de 2.715 millones), por comercializarse a un precio medio que casi quintuplica el de los vinos sin DOP (2,00 € por litro frente a 41 céntimos para los vinos sin DOP).

En esta división por tipos de vinos y durante el año 2015, crece la facturación de los vinos con Denominación de Origen Protegida (DOP), un +5,1%, hasta los 2.608,7 millones de euros pero registran una caída en volumen del -11,1% hasta los 1.302,9 millones de litros, por lo que el precio medio aumenta un +18,3%, hasta los 2,00 euros por litro.

En el caso de los vinos sin DOP, crecen las ventas tanto en volumen como en valor, siendo mayor el aumento en litros: +8,5%, hasta los 2.715,1 millones de litros que en euros: +6,9%, hasta los 1.116,4 millones de litros. Esto significa que el precio medio descendió un -1,5%, hasta los 41 céntimos por litro.

Los vinos tintos suponen el 66% del volumen total

Los vinos tintos, suponen el 66,7% del volumen total de los vinos con DOP, con caída del -9,5%, hasta los 869,3 millones de litros y el 75,8% de su valor total, creciendo en este caso un +5,7% hasta los 1.976,9 millones de euros.

Los vinos con DOP blancos, por su parte, suponen el 29,3% del volumen total de ventas de vinos con DOP, registrando una caída del -14,2% con respecto a 2014, año en que se alcanzó la cifra récord de 444,6 millones de litros, hasta los 381,4 millones de litros.

En términos de valor, los vinos con DOP blancos suponen el 21,2% del valor total, aumentando un +5% hasta los 553,5 millones de euros.

Esta distinta evolución en valor y en volumen lleva a un importante aumento del precio medio del +22,4% hasta los 1,45 euros por litro, la cifra más elevada de la serie histórica.

Por último, en cuanto a los rosados, son los que menos peso tienen dentro del total, al suponer el 4% del volumen y el 3% del valor, con evolución negativa tanto en volumen (-15,2%) como en valor (-6,3%) y aumento del precio medio del +10,5%, hasta 1,50 euros por litro.

Los vinos sin DO evolucionan mejor

En cuanto a los vinos sin Denominación de origen, evolucionan mejor tanto en términos de valor, al crecer un +6,9% hasta los 1.116,2 millones de euros como, sobre todo, en términos de volumen donde crecen un +8,5% hasta los 2.715.1 millones de litros cuando los vinos con DOP caían un -11,1%.

El precio medio, sin embargo, registra una caída del -1,5% hasta los 41 céntimos por litro (-1 céntimo).

Es el vino tinto el que mayor peso tiene en el total en términos de valor, mientras que los blancos tienen más peso en términos de volumen.

Así, el vino tinto supone el 54,3% del valor total de las ventas de vino sin DOP y el 46% del volumen total, frente al 40,3% en valor y el 49,3% en volumen del vino blanco.

En cuanto a su evolución, el vino tinto sin DOP, gana un +12,1% en valor, hasta los 606,1 millones de euros y +6,6% en volumen, hasta los 1.249,1 millones de litros.

En cuanto al vino blanco sin DOP, crece un ligero +0,4% en valor, hasta los 449,9 millones de euros y un +9,5% en volumen, hasta los 1.338,5 millones de litros.

El vino rosado sin DOP, a diferencia del rosado con DOP, también con mucho menos peso dentro del total, registra aumentos del +9,9% en valor y del +18,1% en volumen, con caída del precio medio del -6,9%.

Los vinos espumosos en positivo

Los vinos espumosos, por su parte, cierran 2015 con datos en positivo tanto en volumen como en valor.

En litros, las ventas crecen un 1,2% hasta los 202.1 millones de litros mientras que en euros el crecimiento es del +4%, hasta rozar los 600 millones de euros. Esto significa que el precio medio aumenta un +2,7% hasta los 2,97 euros por litros, el precio medio más elevado entre los productos analizados.

Buena marcha de los vermuts y aromatizados, que crecen un 3,2% en valor, hasta los 125 millones de euros y un 4,7% en volumen, hasta los 86,2 millones de litros, con un descenso del precio medio del -1,4%, hasta 1,45 euros por litro.

En cuanto a los vinos de aguja, se mantienen estables en valor (+0,3%, en los 12 millones de litros) mientras pierden un -5,2% en volumen, hasta los 6,6 millones de litros. Por último, los vinos de licor pierden un -2,8% en valor, hasta los 118,5 millones de euros y un -13,9% en volumen, hasta los 49,3 millones de litros.

Los vinos con DOP suponen el 57% del valor total de las ventas y el 29,9% del volumen, mientras que los vinos sin DOP el 24,4% del valor y el 62,2% del volumen. Los vinos espumosos, por su parte, suponen el 13,1% del valor total de las ventas y el 4,6% del volumen.

Fuente: La Revista Digital del Vino

El Bierzo, una de las seis mejores regiones vinícolas del mundo

El Bierzo es una de las seis mejores regiones vinícolas del mundo, según uno de los buscadores de casas y apartamentos de vacaciones más importantes de Internet, HomeToGo. Para la empresa alemana, “incluso el aire huele a vino. Su geografía y su microclima hacen de esta comarca un lugar privilegiado para el cultivo de la vid. Te invita a ascender sus colinas y disfrutar de sus paisajes, pasear por sus caminos y absorber el silencio de las montañas”.

Los usuarios de HomeToGo podrían empezar a interesarse por la comarca berciana para pasar sus periodos estivales y, de paso, degustar sus vinos elaborados exclusivamente con variedades mencía, garnacha, tintorera, godello, doña blanca y palomino, que llevan el distintivo de calidad Denominación de Origen Bierzo. El enoturismo está creciendo en todo el mundo y “se pone de moda”, lo que podría suponer un empujón a salir del letargo económico en el que la crisis del ladrillo y la crisis económica dejaron sumida a la comarca.

Otras regiones como Ribera del Duero, la comarca de Priorat y la localidad murciana de Bullas, estarían a semejante nivel de calidad en España, al lado de otras comarcas de Italia, Francia, Alemania, Australia y California.