La bodega berciana Dominio de Tares celebra el 15 aniversario de su vino Cepas Viejas

La bodega Dominio de Tares, creada en el año 2000 en la localidad berciana de San Román de Bembibre, celebra estos días el 15 aniversario de Cepas Viejas, su vino más reconocido, que cumple tres lustros con el lanzamiento de la nueva añada de 2015, que el enólogo de la bodega, Rafael Somonte, definió como “posiblemente la más precisa y refinada de los últimos años”.

Cepas Viejas se ha consolidado a lo largo de estas 15 cosechas como una referencia entre los vinos de la Denominación de Origen (DO) Bierzo. La primera añada, en el año 2000, supuso un paso hacia la vanguardia y modernidad en una zona que, por aquel entonces, aún no había conseguido despegar. En el transcurso de estos años, los vinos de la comarca se han situado en lo más alto del pódium de las listas de los mejores vinos.

La apuesta de la bodega por las viñas del Bierzo y por la variedad mencía da como resultado un vino tinto brillante de color rojo rubí, nariz intensa y compleja con aromas de frutos rojos y negros confitados, que en boca es equilibrado y persistente. Para la elaboración de Cepas Viejas 2015, el equipo de bodega ha seleccionado pequeñas parcelas singulares plantadas en vasos de más de 60 años de edad. En bodega, se ha realizado la crianza durante 12 meses en barricas de roble, francés y americano, para completar su afinamiento con 12 meses más en botella antes de salir al mercado.

Actualmente, Dominio de Tares elabora las marcas Baltos, Cepas Viejas, Bembibre y P3, con la variedad mencía. La variedad blanca godello se usa para el vino fermentado en barrica y para La Sonrisa de Tares. Fuera de los límites de la comarca del Bierzo, la bodega ha puesto en marcha el proyecto Dominio Dostares, con el que ha recuperado la variedad prieto picudo para elaborar los vinos tintos Estay y Cumal, cultivados en viñas centenarias, y el rosado Tombú.

Vinos de terruño de España, Francia, Argentina e Italia protagonizan en Madrid el salón más exclusivo del año

En el sector del vino, hablar de terroir es hablar de singularidad en los vinos y bajo ese concepto lleva trabajando desde su fundación la distribuidora MIBIL especializada en bodegas singulares de España y de otras latitudes del mundo como Francia, Argentina, Italia, Alemania y Portugal.

Por 5º año convoca el salón vinos de terruño en Madrid, este 2 de octubre, un exclusivo salón abierto sólo a profesionales en el que estarán expuestas cerca de 30 bodegas que mostrarán sus novedades y que este año presenta una agenda paralela de catas y presentaciones de vinos. A las 11:20, mesa redonda “Los terruños de Champagne” con Pascal Doquet, Olivier Marteaux y Phillippe Cesco. A las 12:15 presentación del proyecto VERUM by verum en el que la bodega castellanomanchega presenta su proyecto en Patagonia Argentina, siendo la primera bodega española en llegar a esta importante región.

A las 16:00 continúan las presentaciones con el Proyecto Saaret (Vinos de Canarias) y a las 17:00 Alsacia, Chablis, Crozes-Hermitage vinos verdaderos desde Francia. Una muestra de vinos de cultivo biodinámico.

Los vinos procedentes de las regiones productoras más importantes de España, Francia, Argentina, Italia y Portugal estarán expuestos para su degustación con un claro protagonismo para variedades como Albillo Real, Garnacha, Mencía, Chardonnay, Bruñal, Syrah, Merlot, Malvasía, Graciano, Albariño, Tempranillo… vinos ecológicos, de cultivo biodinámico, producciones limitadas de pequeñas bodegas que buscan la diferenciación en el viñedo y en la calidad de la uva.

En el salón también se podrán degustar destilados premium y vermú.

 

6 libros imprescindibles en la biblioteca de todo ‘winelover’

Para los amantes del vino, conocer historias alrededor del vino, su proceso de elaboración, sus rituales, su maridaje y sus particularidades no sirve si no llegan a catarlo y beberlo.

Esta semana el magazine de Enoteca os deja una selección de los libros que no puede faltar en la biblioteca de todo ‘winelover’

1. Papilas y Moléculas de Fraçois Chartier

Editorial: Planeta Gastro / Precio: 29,95 €

“Chartier es el experto número uno en sabores” Ferran Adriá y Juli Soler, elBulli

Según Robert Parker “Chartier es un genio!” Por fin presenta en las librerías españolas su libro sobre la nueva ciencia aromática para descubrir el mundo de los sabores ocultos de los alimentos y el vino. Un libro del cual se han venido más de 50.000 copias y ha sido un BEST SELLER desde el 2009, libro considerado de culto entre los expertos.

Chartier es el inventor de la sumillería molecular y la armonía entre ambos, a través del análisis profundo de las moléculas de los alimentos, las grandes responsables de la relación entre ambas.

Un libro imprescindible para todos aquellos que estén interesados por el vino y los maridajes.

2. Marketing del Enoturismo de Lluis Tolosa

Editorial: Tolosa Wine Book / Precio: 19,00 €

Lluís Tolosa (Barcelona, 1968) es sociólogo, escritor y editor. Ha publicado una docena de libros sobre vinos, con los que ha ganado premios nacionales e internacionales. Su último libro es sobre el Marketing del Enoturismo, libro con el mismo nombre en cual expone las 12 errores más comunes que se hacen pero también propone 12 mejoras para esos mismos problemas.

Un libro que debería ser como la Biblia que deben leer tanto el personal de las bodegas pero también quienes ofrecen la posibilidad de hacer turismo del vino.

3. Qué vino con este pato? Ferran Centelles

Editorial: Planeta Gastro / Precio: 19.95 €

Ferran Centelles, ex-sumiller de elBulli y prescriptor para JancinsRobinson.com para España, un especialista en el ámbito de las teorías del maridaje. Escribe esta obra magistral de divulgación en la que se combinan con elegancia las anécdotas personales vividas en los 8 años en el mítico restaurante junto a las teorías clásicas y las actuales sobre la combinación potenciadora de la comida y el vino.

Un libro con un gran poder de atracción para el lector.

4. Guía del vinagre de Vinavin 2017, editado por Vinavin Asociación de los amantes del vino y vinagre

Editorial / Impresión: Diputación de Córdoba / Precio: Gratis

La Asociación VINAVIN y su presidenta Rocio Marqués Ortega, destaca en esta segunda guía vinagres elaborados a partir de los vinagres que han participado en el II Concurso Vinavin Internacionals –Galardón Especial Diputación de Córdoba. Es una guía que es una buena herramienta para la difusión y el apoyo para el sector del vinagre español.

El vinagre es un ingrediente muy importante de la cocina, utilizado en muchas salsas, vinagretas y marinadas. Los vinagres son fruto del trabajo, del mimo y del arte de elaboradores y bodegueros, los cuales merecen ser mostrados, catados, disfrutados y contados para que el público interesado sepa con mención destacada cuáles son los vinagres galardonados.

Encontraréis de los mejores vinagres españoles, para todos los gustos y bolsillos de una gran calidad y con diferentes texturas.

5. “Raíces del vino natural, un año de viña” de Clara Isamat Rivière

Editorial: SD EDICIONS / Precio: 32,00 €

Clara recorre 27 bodegas de toda España productoras de vinos naturales, donde el vino se obtiene con el mínimo de intervención posible por parte del productor. El libro se articula en función de las cuatro estaciones y en cada una de ellas podremos descubrir diferentes bodegas junto a sus respectivos viticultores. Se podrán encontrar fotografías que ofrecen al lector un itinerario visual.

El libro incluye un pequeño glosario de la terminología técnica usada en el texto, una herramienta imprescindible para la iniciación en el mundo de los vinos naturales. Un libro que no podrás soltar de la mano, una vez empezado.

6. Tras las viñas: Un viaje al alma de los vinos de Inma Puig/Josep Roca

Editorial: DEBATE / Precio: 29.90 €

Un libro de vinos extraordinario donde se habla de la historia de 12 bodegueros de todo el mundo junto a sus vinos, escrito por Josep Roca, uno de los mejores sumilleres del mundo, copropietario del restaurante gironés “El Celler de Can Roca”. Junto a él Inma Puig, psicóloga de reconocido prestigio internacional. Interesantes autores e interesantes bodegas no pueden más que hacer de este libro esencial.

Un libro imprescindible para todo buen aficionado al vino, de lectura amena especialmente si es acompañado de una buena copa de vino.

Fuente Vinetur

Las Fiestas de la vendimia y el enoturismo

España es una tierra con gran tradición del vino. Los viñedos de buena calidad se extienden a través de todo el territorio y el trabajo de los bodegueros y viticultores se nota en los vinos que alcanzan cotas excepcionales, reconocida dentro y fuera de nuestras fronteras. El vino está así vinculado a la tierra y a las tradiciones de cientos de comarcas y se ha transmitido de generación en generación ese culto al terruño y a un producto que ha sido, y es, base de la alimentación y dieta mediterránea desde hace siglos.

Las fiestas de la vendimia vienen así a representar en parte esta unión de lo que brinda la naturaleza de nuestros terroirs, con la tradición de las comarcas y los que el vino significa en nuestra cultura.

Así se celebra cada cosecha, se augura buen vino y se rinde homenaje a todos los hombres y mujeres que hacen posible su elaboración.

La fiesta de la vendimia es una fiesta con mucha solera, pero con el auge del enoturismo ha tomado una nueva dimensión. Es una ocasión especial para que todo amante del vino disfrute de un sinfín de actividades y se empape de la cultura del vino de las comarcas. A lo largo de los días que las fiestas, normalmente los enoturistas pueden realizar visitas a las bodegas y a los viñedos, además pueden participar de diversas actividades como por ejemplo en los procesos de elaboración del vino, pisada de la uva, y cata de los primeros mostos. Precisamente la degustación y la gastronomía ocupa un primer lugar en estas fiestas.

La Faraona, primer vino del Bierzo que recibe 100 puntos Parker

Descendientes de J. Palacios en Corullón alcanza por primera vez en el Bierzo 100 puntos Parker con uno de sus vinos. Luis Gutiérrez, catador de Robert Parker Wine Advocate, destaca el revolucionario salto dado por esta Denominación de Origen en su último informe sobre el Bierzo.

La Faraona 2014: 100 puntos, ha alcanzado el máximo reconocimiento de la guía R. Parker.

El comentario de cata de este tinto mencía habla de un vino “simétrico, preciso, texturado y con un acabado muy largo”.

A esto se le une la elevadísima valoración obtenida por otros dos de sus vinos que han alcanzado 99 y 98 puntos dentro de este ranking. La Faraona 2015 alcanzó una puntuación de 99 y Moncerbal 98.

El autor de Valtuille de Abajo y nombrado mejor enólogo del mundo, Raúl Pérez también ha conseguido para su Ultreia 2014 una altísima puntuación de 97 puntos.

Varias bodegas bercianas más han logrado puntuar por encima de los 95, muestra de la consolidación de los vinos de la comarca.

6 métodos para enfriar rápidamente el vino

Te apetece tomarte una copa de vino en casa para comer o cenar o quieres abrir una botella porque has recibido visitas pero no tienes ninguna fría… ¿Qué puedes hacer? En el magazine de Enoteca te dejamos seis consejos rápidos para sacarte del apuro.

  1. El sistema tradicional. Introduce en una cubitera abundantes cubitos de hielo, agua fría y la botella que deseas enfriar. Deja reposar 15 minutos. Si deseas acelerar más el proceso, disuelve bastante sal en el agua y a continuación añádela a la cubitera. La sal disuelta en el agua servirá para aumentar la transmisión del frío sólido-líquido, es decir bajará antes la temperatura del agua.
  2. El papel mojado. Igual de efectivo y rápido que el sistema anterior, si no disponemos de hielo. Simplemente envuelve tu botella en abundante papel de cocina y mójala (el agua facilitará el agarre del papel al vidrio), introduce la botella envuelta en papel mojado en el congelador durante 10-15 minutos (no más) y listo.
  3. Las uvas congeladas. Es uno de los sistemas que más rápido te permitirán enfriar el vino, pero requiere de cierta previsión. Consiste en guardar en un táper uvas sueltas, limpias y secas que dejaremos en el congelador para este tipo de ocasiones. Cuando necesites enfriar rápidamente un vino, simplemente introduce un par de uvas en tu copa y en un par de minutos estará frío. No es necesario retirar las uvas. Este sistema, al no pasar agua al vino, preserva en buena medida su sabor. Alternativamente existen a la venta accesorio elaborados en acero, con forma de cubitos, que permiten un efecto similar.
  4. El té inglés. Consiste en introducir un poco de hielo en una bolsita para alimentos pequeña, cerrarla e introducirla en la copa un par de minutos, moviéndola de vez en cuando arriba y abajo. Un sistema rápido pero bastante engorroso y poco práctico. No transfiere agua al vino, pero puede alterar su sabor por el contacto con el plástico.
  5. Vino con hielo. Si eres de mente abierta, te gusta romper moldes, y estás harto de las conservadoras y herméticas tradiciones del vino, quizá este método sea para ti. Como en muchas otras bebidas, consiste simplemente en añadir cubitos de hielo al vino. Es el sistema más rápido de todos, y cada vez más de moda en hostelería, especialmente entre gente joven. Sin embargo, es importante advertir que altera totalmente el sabor original del vino, al mezclarse con el agua del hielo.
  6. Método del vino en bolsa. Es un sistema poco recomendado, porque es muy engorroso y altera bastante el sabor del vino. Sin embargo, ahí lo dejamos. Consiste en introducir el vino en una bolsa especial para alimentos, que permitan un sellado lo más hermético posible, y aplicar sobre ella el método 1 anterior. Es decir introducirla en agua con hielo. Quizá la única utilidad de este método sería para botellas de vino ya abiertas.

Fuente: La Revista Digital del Vino

España pierde 13.500 hectáreas de potencial vitícola al año

La Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos se felicita por la inclusión de algunas de sus sugerencias en la modificación del sistema de concesión de autorizaciones para nuevas plantaciones de viñedo, pero considera que se dejan de lado aún cuestiones importantes como la regionalización del cupo de autorizaciones y el establecimiento de un límite de hectáreas a conceder por solicitante y año.

El Real Decreto 772/2017, en vigor desde este mes de agosto, regula el potencial vitícola y las autorizaciones para poner nuevos viñedos y al mismo tendrán que adaptar las comunidades autónomas sus normas regionales antes de que se abra el procedimiento de concesión del próximo año.

Entre las principales modificaciones introducidas se redefinen, como pedía Unión de Uniones, ciertos filtros sobre la capacidad y competencia profesional de los solicitantes, lo que permitirá a las Consejerías de Agricultura ejercer un mayor control sobre la generación de situaciones anómalas o ficticias en las solicitudes en la concesión de autorizaciones de nuevos viñedos que se han dado en algunas regiones.

En este sentido, uno de los criterios preferentes de autorización sobre la situación de un nuevo joven viticultor es el tamaño de la explotación, centrando la atención en el redimensionamiento de las pequeñas y medianas explotaciones.

Según Unión de Uniones, éstos y otros cambios mejoran en su conjunto el sistema de autorización de nuevas plantaciones, aunque en opinión de la organización aún se deberían introducir correcciones tanto en la reglamentación comunitaria como en la normativa estatal, en beneficio de los viticultores y para evitar repartos asimétricos, deslocalización del viñedo en ciertas zonas y pérdidas del potencial productivo. Hay que tener en cuenta que España hoy cuenta con un millón de hectáreas de potencial vitícola tras haber perdido más de 200.000 en los últimos 15 años, a razón de más de 13.500 hectáreas por campaña.

Por este motivo Unión de Uniones insiste en la necesidad de regionalizar el reparto de nuevas autorizaciones de forma que cada Comunidad Autónoma disponga de su cupo del 1 % sobre su superficie de viñedo como mejor se adecue a su política vitivinícola

Asimismo, la organización señala también que queda pendiente fijar un límite por solicitante y año que podría ser de un máximo de 5 hectáreas o bien determinarse en función de la dimensión media de las explotaciones vitícolas en cada región.

“Aunque el Ministerio ha mejorado los criterios de admisibilidad, debería negociar en Bruselas nuevos parámetros para reforzarlos, por ejemplo, excluir a los titulares de viñedos ilegales o abandonados o que no hayan cumplido en tiempo sus compromisos de ejecución de autorizaciones o se hayan saltado las restricciones impuestas por las DO” – señalan desde Unión de Uniones – “Creemos que si no se toman en cuenta estas cuestiones y algunas correcciones en los criterios de prioridad, el RD no evitará la creación de condiciones artificiales para conseguir autorizaciones de plantación que se han dado en algunas regiones en anteriores ejercicios” – añaden.

La organización considera que se debe planificar mejor la gestión del potencial vitícola y no limitarse, exclusivamente, a establecer una cifra tope de incremento de la masa vegetal a nivel de todo el Estado al dictado más o menos caprichos de la Organización Interprofesional del Vino de España.

Por último, Unión de Uniones recuerda que la nueva norma incluye un adelanto de los calendarios, de forma que el tope de concesiones para el ejercicio 2018 habrá de darse a conocer, por parte del Ministerio, antes del 15 de diciembre, para que los interesados puedan solicitar las autorizaciones entre el 15 de enero y el último día de febrero del próximo año.

Fuente: La Revista Digital del Vino

¿Cómo servimos el Cava a nuestros invitados?

Es recomendable que podamos poner lado de la  mesa habremos puesto un cubo de pie con hielo y sal gorda, de tal forma que mantiene y  potencia su capacidad de enfriamiento.

A continuación se corta la cápsula por debajo de la grapa (alambre que rodea el cuello de la  botella). Al quitar la grapa se sujeta el tapón con el pulgar de la mano izquierda con el objeto de  que no salte.

La mano izquierda, con el lito, sujeta el tapón y la derecha gira la botella hasta que  éste cede. Para servir se toma la botella por la parte inferior y se llena la copa un tercio. En este momento debemos observar el rosario (burbujas), pues si se mantiene unos siete minutos el cava es aceptable. Una vez servido se deja en el cubo para que se consuma lo antes posible.

Para servirlo, inclinamos ligeramente las copas y así favorecemos la formación de burbujas, evitando que se forme demasiada espuma y se desborde la copa. No debemos servir más de la mitad o dos tercios de la capacidad de la copa. Hay que tener en cuenta que durante el servicio, el líquido se calentará ligeramente alcanzando así la temperatura ideal de degustación que es de entre 8º y 12º C.

No debe servirse demasiado frío, porque perdería su sabor, ni demasiado caliente, porque no podríamos apreciar sus aromas y desaparecería la espuma. En contra de lo que es costumbre en España, donde el consumo mayoritario es a los postres,  el momento ideal para degustar un buen cava o champagne es el aperitivo. También durante la comida, ya que combina muy bien con una gran cantidad de alimentos y platos, salvo los muy condimentados.

Consejos para la guarda y la cata de un vino

En general, los vinos tintos ligeros, frutados y no envejecidos no son aptos para añejar, son vinos de variedades de uva con bajo contenido de taninos.

Los vinos jóvenes también deben consumirse pronto, así como los blancos frescos que están hechos para aprovechar su frescura, por lo que es recomendable tomárselos lo antes posible.

Dentro de los vinos de mediana y alta complejidad, hay algunos que pueden ser guardados para envejecer en botella. Sin embargo, hay que tener en cuenta que evolucionarán bien sólo si son vinos con muchos taninos.

Los vinos clásicos de guarda, que son de alta calidad y que pueden añejarse por largos años, son en general de variedades con taninos fuertes.

Estos vinos de calidad aptos para la guarda, aumentan de valor con el tiempo, pero para que las cualidades del vino se acentúen deben tener unas condiciones concretas:

La temperatura del lugar donde se guarda debe mantenerse entre 10 ó 12 grados, sin sufrir cambios bruscos de temperatura para que no se dilate y se contraiga en la botella.

Es conveniente mantenerlos apartados de la luz directa, ya que la luz puede oxidar y deteriorar el vino. También conviene dejar las botellas acostadas para mantener el corcho siempre húmedo. El lugar debe estar bien ventilado y conservar un poco de humedad en el ambiente.

Después de pasado un tiempo llega el momento de la cata. Elegimos un lugar en el que no estemos rodeados de otros aromas que puedan interferir con los del vino, mejor una hora lejana a la de las comidas y no fumar ni perfumarse.

La cata se hace a través de la vista, el olfato y el gusto.

Si vas a realizar una cata de varios vinos, deberías empezar por los blancos, continuar por los rosados y finalmente los tintos; y dentro de un mismo grupo, primero los secos y luego los dulces; los más ligeros antes que los más estructurados.

Comprobar que el vino esté a la temperatura correcta. Los buenos vinos tienen una indicación impresa en la etiqueta aconsejando de la temperatura ideal para ser servidos. Por norma general los blancos o rosados se servirán entre los 7 y 9 grados, los tintos más jóvenes o los blancos añejos entre 10 y 12 grados y los tintos añejos entre los 16 y 20 grados. Estas indicaciones se pueden saltar a gusto del consumidor o de la temperatura ambiente. Si necesitamos refrescarnos un poco, sólo hay que tener en cuenta que el vino no se puede enfriar en la nevera o con el hielo en su interior, ni siquiera es conveniente que pongamos hielo en la cubeta para que no se enfrié de forma brusca, es mejor meterlo en la cubeta con agua fría para que se enfrié más lentamente.

La copa ideal, será una copa de cristal fino, completamente transparente para poder apreciar mejor la calidad y brillantez del vino, alta para poder tomarla por el talle sin necesidad de calentar el vino con la temperatura de nuestra mano. Las copas deben tener sus curvas en los lugares adecuados. El fondo debe ser redondeado para ayudar a airear el vino y dejar que se desarrolle su aroma correctamente. Por otro lado, la parte superior de la copa debe finalizar en forma cónica hacia el interior para que no se escape la esencia.

El vino añejo requiere una copa con boca ancha y fondo más pequeño, los vinos más jóvenes mejor con la boca más cerrada y el fondo más grande.

Los vinos espumosos y champanes precisan de copas aflautadas, de fondo pequeño y cónicas en la parte superior para que el vino no pierda su efervescencia y aroma.

Llena la copa sólo un tercio de su capacidad que es la medida ideal para catar.

Los buenos vinos no se toman recién descorchados, sino que debemos dejarlos “airear” al menos unos minutos (mejor media hora como mínimo).

Una vez servido el vino, lo primero es apreciar el vino observando sus tonalidades. Si es un vino joven, se verá su brillo e intensidad, luego con el tiempo los colores ganan complejidad.

Movemos la copa en forma circular para ver cómo se adhiere a las paredes de la copa, cuanto más lento lo haga más cuerpo tiene el vino.

Ahora la nariz, debemos observar si nos recuerda a alguna fruta, hierba, especia, café, chocolate o vainilla. Cada uva tiene sus notas particulares que le confiere sensaciones únicas.

Llega el momento de probar el vino. Un sorbo pequeño que esparciremos por toda la boca, permitiendo que entre un poco de aire para reforzar los sabores. En la punta de la lengua se identifican los sabores más dulces, lo ácidos a los costados y los amargos al fondo.

Recorre las fiestas de los pueblos de la Comunidad de vino en vino

BODEBOCA, la plataforma líder en España en la venta online de vino, se inspira este verano en la tradición de las fiestas patronales para potenciar el consumo de vinos locales. Desde hoy y hasta el 31 de agosto, los más aficionados al vino podrán hacer un recorrido virtual con “Las fiestas del verano” y descubrir nuevos vinos bajo el hilo conductor de algunas de las fiestas patronales más emblemáticas de las regiones vinícolas de España.

Las rutas, organizadas en ocho grandes colecciones, incluyen una selección de los vinos más destacados de la zona, además de interesante información sobre cuándo y dónde ocurren las fiestas más originales y propuestas de maridajes con platos típicos.

En la ruta de fiestas de Castilla y León destacan los vinos de las denominaciones Bierzo, Toro, V.T Castilla y León y Rueda. Una colección con más de 120 vinos seleccionados para acompañar fiestas como las de La Ascensión y San Roque de Cacabelos los días 15 y 16 de agosto o la Fiesta de la Vendimia en el último fin de semana del mes de agosto. O en Toro capital, donde se celebran en torno al 20 de agosto las Fiestas de San Agustín, que cuentan hasta con una “fuente del vino”, una cuba que se instala en mitad de la plaza del pueblo desde la que los mozos ofrecen vino a los transeúntes.

En una colección aparte se encuentran los vinos y fiestas de la denominación de origen Ribera del Duero gracias a su extensa y variada propuesta vinícola y a sus numerosas fiestas veraniegas, que incluyen festivales de música como el Sonorama en Aranda de Duero entre los días 10 y 13 de agosto.

Más información en su página Web https://www.bodeboca.com/