6 libros imprescindibles en la biblioteca de todo ‘winelover’

Para los amantes del vino, conocer historias alrededor del vino, su proceso de elaboración, sus rituales, su maridaje y sus particularidades no sirve si no llegan a catarlo y beberlo.

Esta semana el magazine de Enoteca os deja una selección de los libros que no puede faltar en la biblioteca de todo ‘winelover’

1. Papilas y Moléculas de Fraçois Chartier

Editorial: Planeta Gastro / Precio: 29,95 €

“Chartier es el experto número uno en sabores” Ferran Adriá y Juli Soler, elBulli

Según Robert Parker “Chartier es un genio!” Por fin presenta en las librerías españolas su libro sobre la nueva ciencia aromática para descubrir el mundo de los sabores ocultos de los alimentos y el vino. Un libro del cual se han venido más de 50.000 copias y ha sido un BEST SELLER desde el 2009, libro considerado de culto entre los expertos.

Chartier es el inventor de la sumillería molecular y la armonía entre ambos, a través del análisis profundo de las moléculas de los alimentos, las grandes responsables de la relación entre ambas.

Un libro imprescindible para todos aquellos que estén interesados por el vino y los maridajes.

2. Marketing del Enoturismo de Lluis Tolosa

Editorial: Tolosa Wine Book / Precio: 19,00 €

Lluís Tolosa (Barcelona, 1968) es sociólogo, escritor y editor. Ha publicado una docena de libros sobre vinos, con los que ha ganado premios nacionales e internacionales. Su último libro es sobre el Marketing del Enoturismo, libro con el mismo nombre en cual expone las 12 errores más comunes que se hacen pero también propone 12 mejoras para esos mismos problemas.

Un libro que debería ser como la Biblia que deben leer tanto el personal de las bodegas pero también quienes ofrecen la posibilidad de hacer turismo del vino.

3. Qué vino con este pato? Ferran Centelles

Editorial: Planeta Gastro / Precio: 19.95 €

Ferran Centelles, ex-sumiller de elBulli y prescriptor para JancinsRobinson.com para España, un especialista en el ámbito de las teorías del maridaje. Escribe esta obra magistral de divulgación en la que se combinan con elegancia las anécdotas personales vividas en los 8 años en el mítico restaurante junto a las teorías clásicas y las actuales sobre la combinación potenciadora de la comida y el vino.

Un libro con un gran poder de atracción para el lector.

4. Guía del vinagre de Vinavin 2017, editado por Vinavin Asociación de los amantes del vino y vinagre

Editorial / Impresión: Diputación de Córdoba / Precio: Gratis

La Asociación VINAVIN y su presidenta Rocio Marqués Ortega, destaca en esta segunda guía vinagres elaborados a partir de los vinagres que han participado en el II Concurso Vinavin Internacionals –Galardón Especial Diputación de Córdoba. Es una guía que es una buena herramienta para la difusión y el apoyo para el sector del vinagre español.

El vinagre es un ingrediente muy importante de la cocina, utilizado en muchas salsas, vinagretas y marinadas. Los vinagres son fruto del trabajo, del mimo y del arte de elaboradores y bodegueros, los cuales merecen ser mostrados, catados, disfrutados y contados para que el público interesado sepa con mención destacada cuáles son los vinagres galardonados.

Encontraréis de los mejores vinagres españoles, para todos los gustos y bolsillos de una gran calidad y con diferentes texturas.

5. “Raíces del vino natural, un año de viña” de Clara Isamat Rivière

Editorial: SD EDICIONS / Precio: 32,00 €

Clara recorre 27 bodegas de toda España productoras de vinos naturales, donde el vino se obtiene con el mínimo de intervención posible por parte del productor. El libro se articula en función de las cuatro estaciones y en cada una de ellas podremos descubrir diferentes bodegas junto a sus respectivos viticultores. Se podrán encontrar fotografías que ofrecen al lector un itinerario visual.

El libro incluye un pequeño glosario de la terminología técnica usada en el texto, una herramienta imprescindible para la iniciación en el mundo de los vinos naturales. Un libro que no podrás soltar de la mano, una vez empezado.

6. Tras las viñas: Un viaje al alma de los vinos de Inma Puig/Josep Roca

Editorial: DEBATE / Precio: 29.90 €

Un libro de vinos extraordinario donde se habla de la historia de 12 bodegueros de todo el mundo junto a sus vinos, escrito por Josep Roca, uno de los mejores sumilleres del mundo, copropietario del restaurante gironés “El Celler de Can Roca”. Junto a él Inma Puig, psicóloga de reconocido prestigio internacional. Interesantes autores e interesantes bodegas no pueden más que hacer de este libro esencial.

Un libro imprescindible para todo buen aficionado al vino, de lectura amena especialmente si es acompañado de una buena copa de vino.

Fuente Vinetur

Las Fiestas de la vendimia y el enoturismo

España es una tierra con gran tradición del vino. Los viñedos de buena calidad se extienden a través de todo el territorio y el trabajo de los bodegueros y viticultores se nota en los vinos que alcanzan cotas excepcionales, reconocida dentro y fuera de nuestras fronteras. El vino está así vinculado a la tierra y a las tradiciones de cientos de comarcas y se ha transmitido de generación en generación ese culto al terruño y a un producto que ha sido, y es, base de la alimentación y dieta mediterránea desde hace siglos.

Las fiestas de la vendimia vienen así a representar en parte esta unión de lo que brinda la naturaleza de nuestros terroirs, con la tradición de las comarcas y los que el vino significa en nuestra cultura.

Así se celebra cada cosecha, se augura buen vino y se rinde homenaje a todos los hombres y mujeres que hacen posible su elaboración.

La fiesta de la vendimia es una fiesta con mucha solera, pero con el auge del enoturismo ha tomado una nueva dimensión. Es una ocasión especial para que todo amante del vino disfrute de un sinfín de actividades y se empape de la cultura del vino de las comarcas. A lo largo de los días que las fiestas, normalmente los enoturistas pueden realizar visitas a las bodegas y a los viñedos, además pueden participar de diversas actividades como por ejemplo en los procesos de elaboración del vino, pisada de la uva, y cata de los primeros mostos. Precisamente la degustación y la gastronomía ocupa un primer lugar en estas fiestas.

La Faraona, primer vino del Bierzo que recibe 100 puntos Parker

Descendientes de J. Palacios en Corullón alcanza por primera vez en el Bierzo 100 puntos Parker con uno de sus vinos. Luis Gutiérrez, catador de Robert Parker Wine Advocate, destaca el revolucionario salto dado por esta Denominación de Origen en su último informe sobre el Bierzo.

La Faraona 2014: 100 puntos, ha alcanzado el máximo reconocimiento de la guía R. Parker.

El comentario de cata de este tinto mencía habla de un vino “simétrico, preciso, texturado y con un acabado muy largo”.

A esto se le une la elevadísima valoración obtenida por otros dos de sus vinos que han alcanzado 99 y 98 puntos dentro de este ranking. La Faraona 2015 alcanzó una puntuación de 99 y Moncerbal 98.

El autor de Valtuille de Abajo y nombrado mejor enólogo del mundo, Raúl Pérez también ha conseguido para su Ultreia 2014 una altísima puntuación de 97 puntos.

Varias bodegas bercianas más han logrado puntuar por encima de los 95, muestra de la consolidación de los vinos de la comarca.

6 métodos para enfriar rápidamente el vino

Te apetece tomarte una copa de vino en casa para comer o cenar o quieres abrir una botella porque has recibido visitas pero no tienes ninguna fría… ¿Qué puedes hacer? En el magazine de Enoteca te dejamos seis consejos rápidos para sacarte del apuro.

  1. El sistema tradicional. Introduce en una cubitera abundantes cubitos de hielo, agua fría y la botella que deseas enfriar. Deja reposar 15 minutos. Si deseas acelerar más el proceso, disuelve bastante sal en el agua y a continuación añádela a la cubitera. La sal disuelta en el agua servirá para aumentar la transmisión del frío sólido-líquido, es decir bajará antes la temperatura del agua.
  2. El papel mojado. Igual de efectivo y rápido que el sistema anterior, si no disponemos de hielo. Simplemente envuelve tu botella en abundante papel de cocina y mójala (el agua facilitará el agarre del papel al vidrio), introduce la botella envuelta en papel mojado en el congelador durante 10-15 minutos (no más) y listo.
  3. Las uvas congeladas. Es uno de los sistemas que más rápido te permitirán enfriar el vino, pero requiere de cierta previsión. Consiste en guardar en un táper uvas sueltas, limpias y secas que dejaremos en el congelador para este tipo de ocasiones. Cuando necesites enfriar rápidamente un vino, simplemente introduce un par de uvas en tu copa y en un par de minutos estará frío. No es necesario retirar las uvas. Este sistema, al no pasar agua al vino, preserva en buena medida su sabor. Alternativamente existen a la venta accesorio elaborados en acero, con forma de cubitos, que permiten un efecto similar.
  4. El té inglés. Consiste en introducir un poco de hielo en una bolsita para alimentos pequeña, cerrarla e introducirla en la copa un par de minutos, moviéndola de vez en cuando arriba y abajo. Un sistema rápido pero bastante engorroso y poco práctico. No transfiere agua al vino, pero puede alterar su sabor por el contacto con el plástico.
  5. Vino con hielo. Si eres de mente abierta, te gusta romper moldes, y estás harto de las conservadoras y herméticas tradiciones del vino, quizá este método sea para ti. Como en muchas otras bebidas, consiste simplemente en añadir cubitos de hielo al vino. Es el sistema más rápido de todos, y cada vez más de moda en hostelería, especialmente entre gente joven. Sin embargo, es importante advertir que altera totalmente el sabor original del vino, al mezclarse con el agua del hielo.
  6. Método del vino en bolsa. Es un sistema poco recomendado, porque es muy engorroso y altera bastante el sabor del vino. Sin embargo, ahí lo dejamos. Consiste en introducir el vino en una bolsa especial para alimentos, que permitan un sellado lo más hermético posible, y aplicar sobre ella el método 1 anterior. Es decir introducirla en agua con hielo. Quizá la única utilidad de este método sería para botellas de vino ya abiertas.

Fuente: La Revista Digital del Vino

España pierde 13.500 hectáreas de potencial vitícola al año

La Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos se felicita por la inclusión de algunas de sus sugerencias en la modificación del sistema de concesión de autorizaciones para nuevas plantaciones de viñedo, pero considera que se dejan de lado aún cuestiones importantes como la regionalización del cupo de autorizaciones y el establecimiento de un límite de hectáreas a conceder por solicitante y año.

El Real Decreto 772/2017, en vigor desde este mes de agosto, regula el potencial vitícola y las autorizaciones para poner nuevos viñedos y al mismo tendrán que adaptar las comunidades autónomas sus normas regionales antes de que se abra el procedimiento de concesión del próximo año.

Entre las principales modificaciones introducidas se redefinen, como pedía Unión de Uniones, ciertos filtros sobre la capacidad y competencia profesional de los solicitantes, lo que permitirá a las Consejerías de Agricultura ejercer un mayor control sobre la generación de situaciones anómalas o ficticias en las solicitudes en la concesión de autorizaciones de nuevos viñedos que se han dado en algunas regiones.

En este sentido, uno de los criterios preferentes de autorización sobre la situación de un nuevo joven viticultor es el tamaño de la explotación, centrando la atención en el redimensionamiento de las pequeñas y medianas explotaciones.

Según Unión de Uniones, éstos y otros cambios mejoran en su conjunto el sistema de autorización de nuevas plantaciones, aunque en opinión de la organización aún se deberían introducir correcciones tanto en la reglamentación comunitaria como en la normativa estatal, en beneficio de los viticultores y para evitar repartos asimétricos, deslocalización del viñedo en ciertas zonas y pérdidas del potencial productivo. Hay que tener en cuenta que España hoy cuenta con un millón de hectáreas de potencial vitícola tras haber perdido más de 200.000 en los últimos 15 años, a razón de más de 13.500 hectáreas por campaña.

Por este motivo Unión de Uniones insiste en la necesidad de regionalizar el reparto de nuevas autorizaciones de forma que cada Comunidad Autónoma disponga de su cupo del 1 % sobre su superficie de viñedo como mejor se adecue a su política vitivinícola

Asimismo, la organización señala también que queda pendiente fijar un límite por solicitante y año que podría ser de un máximo de 5 hectáreas o bien determinarse en función de la dimensión media de las explotaciones vitícolas en cada región.

“Aunque el Ministerio ha mejorado los criterios de admisibilidad, debería negociar en Bruselas nuevos parámetros para reforzarlos, por ejemplo, excluir a los titulares de viñedos ilegales o abandonados o que no hayan cumplido en tiempo sus compromisos de ejecución de autorizaciones o se hayan saltado las restricciones impuestas por las DO” – señalan desde Unión de Uniones – “Creemos que si no se toman en cuenta estas cuestiones y algunas correcciones en los criterios de prioridad, el RD no evitará la creación de condiciones artificiales para conseguir autorizaciones de plantación que se han dado en algunas regiones en anteriores ejercicios” – añaden.

La organización considera que se debe planificar mejor la gestión del potencial vitícola y no limitarse, exclusivamente, a establecer una cifra tope de incremento de la masa vegetal a nivel de todo el Estado al dictado más o menos caprichos de la Organización Interprofesional del Vino de España.

Por último, Unión de Uniones recuerda que la nueva norma incluye un adelanto de los calendarios, de forma que el tope de concesiones para el ejercicio 2018 habrá de darse a conocer, por parte del Ministerio, antes del 15 de diciembre, para que los interesados puedan solicitar las autorizaciones entre el 15 de enero y el último día de febrero del próximo año.

Fuente: La Revista Digital del Vino

¿Cómo servimos el Cava a nuestros invitados?

Es recomendable que podamos poner lado de la  mesa habremos puesto un cubo de pie con hielo y sal gorda, de tal forma que mantiene y  potencia su capacidad de enfriamiento.

A continuación se corta la cápsula por debajo de la grapa (alambre que rodea el cuello de la  botella). Al quitar la grapa se sujeta el tapón con el pulgar de la mano izquierda con el objeto de  que no salte.

La mano izquierda, con el lito, sujeta el tapón y la derecha gira la botella hasta que  éste cede. Para servir se toma la botella por la parte inferior y se llena la copa un tercio. En este momento debemos observar el rosario (burbujas), pues si se mantiene unos siete minutos el cava es aceptable. Una vez servido se deja en el cubo para que se consuma lo antes posible.

Para servirlo, inclinamos ligeramente las copas y así favorecemos la formación de burbujas, evitando que se forme demasiada espuma y se desborde la copa. No debemos servir más de la mitad o dos tercios de la capacidad de la copa. Hay que tener en cuenta que durante el servicio, el líquido se calentará ligeramente alcanzando así la temperatura ideal de degustación que es de entre 8º y 12º C.

No debe servirse demasiado frío, porque perdería su sabor, ni demasiado caliente, porque no podríamos apreciar sus aromas y desaparecería la espuma. En contra de lo que es costumbre en España, donde el consumo mayoritario es a los postres,  el momento ideal para degustar un buen cava o champagne es el aperitivo. También durante la comida, ya que combina muy bien con una gran cantidad de alimentos y platos, salvo los muy condimentados.

Consejos para la guarda y la cata de un vino

En general, los vinos tintos ligeros, frutados y no envejecidos no son aptos para añejar, son vinos de variedades de uva con bajo contenido de taninos.

Los vinos jóvenes también deben consumirse pronto, así como los blancos frescos que están hechos para aprovechar su frescura, por lo que es recomendable tomárselos lo antes posible.

Dentro de los vinos de mediana y alta complejidad, hay algunos que pueden ser guardados para envejecer en botella. Sin embargo, hay que tener en cuenta que evolucionarán bien sólo si son vinos con muchos taninos.

Los vinos clásicos de guarda, que son de alta calidad y que pueden añejarse por largos años, son en general de variedades con taninos fuertes.

Estos vinos de calidad aptos para la guarda, aumentan de valor con el tiempo, pero para que las cualidades del vino se acentúen deben tener unas condiciones concretas:

La temperatura del lugar donde se guarda debe mantenerse entre 10 ó 12 grados, sin sufrir cambios bruscos de temperatura para que no se dilate y se contraiga en la botella.

Es conveniente mantenerlos apartados de la luz directa, ya que la luz puede oxidar y deteriorar el vino. También conviene dejar las botellas acostadas para mantener el corcho siempre húmedo. El lugar debe estar bien ventilado y conservar un poco de humedad en el ambiente.

Después de pasado un tiempo llega el momento de la cata. Elegimos un lugar en el que no estemos rodeados de otros aromas que puedan interferir con los del vino, mejor una hora lejana a la de las comidas y no fumar ni perfumarse.

La cata se hace a través de la vista, el olfato y el gusto.

Si vas a realizar una cata de varios vinos, deberías empezar por los blancos, continuar por los rosados y finalmente los tintos; y dentro de un mismo grupo, primero los secos y luego los dulces; los más ligeros antes que los más estructurados.

Comprobar que el vino esté a la temperatura correcta. Los buenos vinos tienen una indicación impresa en la etiqueta aconsejando de la temperatura ideal para ser servidos. Por norma general los blancos o rosados se servirán entre los 7 y 9 grados, los tintos más jóvenes o los blancos añejos entre 10 y 12 grados y los tintos añejos entre los 16 y 20 grados. Estas indicaciones se pueden saltar a gusto del consumidor o de la temperatura ambiente. Si necesitamos refrescarnos un poco, sólo hay que tener en cuenta que el vino no se puede enfriar en la nevera o con el hielo en su interior, ni siquiera es conveniente que pongamos hielo en la cubeta para que no se enfrié de forma brusca, es mejor meterlo en la cubeta con agua fría para que se enfrié más lentamente.

La copa ideal, será una copa de cristal fino, completamente transparente para poder apreciar mejor la calidad y brillantez del vino, alta para poder tomarla por el talle sin necesidad de calentar el vino con la temperatura de nuestra mano. Las copas deben tener sus curvas en los lugares adecuados. El fondo debe ser redondeado para ayudar a airear el vino y dejar que se desarrolle su aroma correctamente. Por otro lado, la parte superior de la copa debe finalizar en forma cónica hacia el interior para que no se escape la esencia.

El vino añejo requiere una copa con boca ancha y fondo más pequeño, los vinos más jóvenes mejor con la boca más cerrada y el fondo más grande.

Los vinos espumosos y champanes precisan de copas aflautadas, de fondo pequeño y cónicas en la parte superior para que el vino no pierda su efervescencia y aroma.

Llena la copa sólo un tercio de su capacidad que es la medida ideal para catar.

Los buenos vinos no se toman recién descorchados, sino que debemos dejarlos “airear” al menos unos minutos (mejor media hora como mínimo).

Una vez servido el vino, lo primero es apreciar el vino observando sus tonalidades. Si es un vino joven, se verá su brillo e intensidad, luego con el tiempo los colores ganan complejidad.

Movemos la copa en forma circular para ver cómo se adhiere a las paredes de la copa, cuanto más lento lo haga más cuerpo tiene el vino.

Ahora la nariz, debemos observar si nos recuerda a alguna fruta, hierba, especia, café, chocolate o vainilla. Cada uva tiene sus notas particulares que le confiere sensaciones únicas.

Llega el momento de probar el vino. Un sorbo pequeño que esparciremos por toda la boca, permitiendo que entre un poco de aire para reforzar los sabores. En la punta de la lengua se identifican los sabores más dulces, lo ácidos a los costados y los amargos al fondo.

Recorre las fiestas de los pueblos de la Comunidad de vino en vino

BODEBOCA, la plataforma líder en España en la venta online de vino, se inspira este verano en la tradición de las fiestas patronales para potenciar el consumo de vinos locales. Desde hoy y hasta el 31 de agosto, los más aficionados al vino podrán hacer un recorrido virtual con “Las fiestas del verano” y descubrir nuevos vinos bajo el hilo conductor de algunas de las fiestas patronales más emblemáticas de las regiones vinícolas de España.

Las rutas, organizadas en ocho grandes colecciones, incluyen una selección de los vinos más destacados de la zona, además de interesante información sobre cuándo y dónde ocurren las fiestas más originales y propuestas de maridajes con platos típicos.

En la ruta de fiestas de Castilla y León destacan los vinos de las denominaciones Bierzo, Toro, V.T Castilla y León y Rueda. Una colección con más de 120 vinos seleccionados para acompañar fiestas como las de La Ascensión y San Roque de Cacabelos los días 15 y 16 de agosto o la Fiesta de la Vendimia en el último fin de semana del mes de agosto. O en Toro capital, donde se celebran en torno al 20 de agosto las Fiestas de San Agustín, que cuentan hasta con una “fuente del vino”, una cuba que se instala en mitad de la plaza del pueblo desde la que los mozos ofrecen vino a los transeúntes.

En una colección aparte se encuentran los vinos y fiestas de la denominación de origen Ribera del Duero gracias a su extensa y variada propuesta vinícola y a sus numerosas fiestas veraniegas, que incluyen festivales de música como el Sonorama en Aranda de Duero entre los días 10 y 13 de agosto.

Más información en su página Web https://www.bodeboca.com/

Guía para invertir en vinos y ganar dinero de manera segura

Cada vez son más las personas que se interesan en la inversión en vinos como bien tangible y revalorizable.

Pero seamos claros, no es oro todo lo que brilla, si bien es cierto que el vino es una inversión bastante segura, cabe destacar que existen riesgos y que se trata de inversiones a largo plazo y no aptas para la especulación, es decir que si quieres hacerte rico rápidamente, a fecha de hoy, no inviertas en vinos.

Sin embargo si buscas una manera de invertir a largo plazo, en bienes tangibles, y con posibilidad de interesantes rentabilidades para el futuro (o el futuro de los tuyos) es posible que este artículo te interese.

Cabe destacar que la inversión en vinos rara vez consiste en comprar unas botellas y guardarlas mucho tiempo. Si tienes unas botellas de vino en casa pensando en este fin, mejor bébelas (recuerda que el vino tiene fecha de caducidad).

La mayor parte de inversiones se realiza entre un pequeño y selecto número de marcas de vinos “que no se beben” y que se destinan al juego de revalorización mientras cambian de dueño a lo largo de los años. Cómo cualquier otra obra de arte, estos vinos no se valoran por su sabor (de hecho si se abriesen perderían toda su revalorización) sino por lo que suelen representar, es decir, aunque se trata de bienes tangibles su verdadero valor subyace en un intangible, a saber, un hecho histórico asociado a la cosecha de la botella, o la pertenencia a un célebre personaje, entre otros muchos.

¿Cómo invertir?

La pregunta que se hacen muchos es ¿cómo accedo a este tipo de inversiones?

A través de firmas especializadas. Existen algunas empresas que se dedican a este tipo de inversiones comprando, vendiendo y estableciendo cotizaciones de este tipo de vinos. Estas empresas te facilitarán la lista de vinos disponibles para ser adquiridos o que saldrán a subasta, así como sus cotizaciones. Además se ocuparán de todas las cuestiones relativas a la logística, esencialmente transporte, almacenamiento en óptimas condiciones, seguridad y la posibilidad de contratar un seguro contra roturas, accidentes, etc.

Pero si, a pesar de todo, buscas algo más “rápido” también existen en el mercado financiero un buen número (cada vez mayor) de carteras y fondos que invierten en estas empresas, con las que podrás acceder de manera indirecta a este tipo de inversiones. Hablamos en este caso de inversiones especulativas y de mayor riesgo, porque recordemos que nunca poseerás el bien: el vino.

Limitándonos a la compra real del vino como inversión, es innegable que muchas personas han entrado en este negocio en los últimos años y otras muchas se interesan en este mercado secundario conocido como mercado “gris” (no regulado), por lo que puede haber no pocas dudas sobre la seguridad de este tipo de inversiones. Algunos recordarán estafas millonarias de grandes ventas de vinos que nunca existieron, o casos de fraudes en otros sectores que pueden guardar ciertas similitudes con los vinos: arte, coches clásicos, sellos…

Con el fin de arrojar algo de luz (y tranquilidad) sobre este tipo de inversiones, vamos a tocar ciertos pasos clave para que puedas asegurarte de que tu inversión sea segura y muy rentable. Cabe destacar que la inversión en vinos en el 99,9% de los casos es segura y muy rentable, si bien la crítica a menudo proviene de la incomprensión de este sector o de la mala prensa. Por ello, la primera regla será comprender e informarse bien acerca del funcionamiento de este mercado antes de hacer nada.

Claves para la inversión de vinos

Vinetur ha consultado algunas de las casas de subastas y empresas de inversión en este tipo de activos, y ha extraído los siguientes principios fundamentales:

Asegúrate de que conoces el mercado del vino: infórmate sobre los vinos de inversión, los productores y, sobre todo las firmas inversoras, comerciantes o gestoras más reputadas. Las mejores casas te darán toda la información que necesites, y más. Además te prestarán toda la ayuda que necesites para realizar la inversión con las mejores garantías. Desconfíe de la ausencia de información o ayuda.

Asegúrate de que estás comprando a un precio adecuado, consulta las tablas de cotización y estate al día de los precios de mercado.

Asegúrate de que comprendes la liquidez de este tipo de activos en caso de quieras salir del mercado (suele tratarse de un mercado poco líquido, valga la ironía). En todo caso asegúrate de que se trata de una marca de vino que te garantice liquidez a medio plazo, ya que si inviertes en una “promesa” que al final no se puede vender, esto no será una inversión. Infórmate de cuáles son los mejores vinos de inversión y sigue las cotizaciones y subastas de vinos. En inversión, es preferible un buen vino, que 20 promesas.

Asegúrate de que posees el bien de manera inequívoca. Si no dispones de instalaciones y cedes toda la gestión de tus activos (tu bodega de inversión) a una empresa, comprueba que en el contrato se incluye que efectivamente eres el propietario y que tienes la posibilidad de recuperar el bien en cualquier momento (es decir, que tú tienes el título completo para el vino como propietario).

Asegúrate de que sabes cómo y dónde va a ser almacenado mientras que es tuyo, e incluso que puedes ir a visitarlo.

Es recomendable la contratación de un seguro para imprevistos. Una de las ventas de vinos más cara de la historia se realizó a través de una compañía de seguros que tuvo que abonar 225.000 dólares americanos por una botella de Château Margaux de 1787 después de haber sido rota accidentalmente por un sumiller que la estaba enseñando.

Desconfía y sé muy cauto ante promesas de alta rentabilidad en corto plazo, chollos, marcas desconocidas, o adelantos de dinero para compras futuras.

No consideres la inversión cómo un juego, el mejor inversor es el que conoce el terreno por el que se mueve, por tanto la mejor inversión en vinos es la inversión por placer, no por azar. Evita el azar, debes conocer de manera muy segura las posibilidades reales de revalorización, aunque sea de manera aproximada. Nunca inviertas en vinos todo tu capital, ni pidas préstamos para este tipo de inversiones, destina únicamente una pequeña cantidad de tu capital que no vayas a necesitar en el corto plazo.

Estudia los mercados para minimizar riesgos. Aunque es muy difícil predecir cuáles van a ser las tendencias de mercado vinícola, sí resulta de gran importancia estudiar y conocer las condiciones de mercado. Los vinos que reciben cotizaciones muy altas pueden incrementar su valor como resultado de un incremento de la demanda.

No te olvides de las falsificaciones, cada vez más numerosas en el mundo del vino. A pesar de los cada vez mayores controles que realizan las firmas inversoras, casas de subastas y los propios productores de vinos para evitar las falsificaciones, éstas siguen siendo relativamente fáciles de crear, especialmente cuando se trata de vinos codiciados, e inversores incautos. Por ello es fundamental, como comprador, comprobar la procedencia y trazabilidad del vino (solicita documentos al respecto) así como investigar la reputación del vendedor.

Estudia la historia del vino que quieres comprar. Los vinos más caros del mundo lo son por la historia que hay detrás de ellos. Considera buscar información sobre una determinada bodega y la historia de sus vinos. Además de una buena cosecha, busca acontecimientos importantes que se hayan producido el año de cosecha del vino, como una guerra, un hecho económico trascendental o un cambio de ciclo. También el renombre de los dueños anteriores puede revalorizar un vino.

La disponibilidad es esencial. A menor disponibilidad, mayor valor del vino. La cantidad producida varía según la bodega pero, entre los vinos más codiciados, es raro producir más de 20.000 cajas por año o incluso más de 5.000. Sin embargo, es importante tener suficientes vinos en circulación para satisfacer la constante demanda internacional.

Consulta cuántos fueron los propietarios del vino. Otra de las pistas sobre el valor de un vino es averiguar el número de manos por las que ha pasado. A mayor número de propietarios mayor revalorización de las botellas. Si usted ha sido el único propietario, la botella probablemente conserve su valor original y ofrezca escasa revalorización.
Los vinos cotizan, por lo que hay que elegir siempre los vinos de las cosechas que ofrezcan mejores revalorizaciones, esto ofrece además mayor liquidez financiera al vino. Por norma general, los vinos más antiguos tienen más valor, aunque esto va a depender de cada botella. Por ello es fundamental buscar lista de cosechas y no sólo de cotizaciones.

Busca la popularidad de la marca. Marcas como ‘Chateau Lafite’, ‘Romanée-Conti’, ‘Chateau d’Yquem’ o ‘Vega Sicilia’, es apostar a “caballo ganador”. Al igual que sucede en el arte, los “autores” de los vinos con más renombre en el mundo son los mejores a la hora de invertir. Las marcas más populares probablemente incrementarán su valor con el paso del tiempo.

Los formatos de compra, suelen ser importantes. Siempre que puedas, busca vinos que vengan en grandes formatos, como magnums o jeroboams. Los inversores los consideran de especial valor. Las botellas tradicionales también adquieren mucho valor, pero mejor si van en “lotes”. Evita comprar botellas sueltas. Busca la compra de lotes, es decir compra una o varias cajas de un vino, con ello conseguirás mayor valor de reventa en el futuro.

Y por último un clásico del mundo inversionista: sigue la tendencia. No vayas a contracorriente, invierte en lo que se esté invirtiendo en ese momento, el mercado de inversión vinícola es un mercado de “pocas manos” que da poco margen para la sorpresa.

 

Fuente: La Revista Digital del Vino

Bierzo Enoturismo renace

La asociación Bierzo Enoturismo, que agrupa a bodegas, alojamientos, restaurantes y ayuntamientos de la comarca berciana, presentó hoy la nueva etapa del colectivo, que se ha dotado de un nuevo equipo directivo. En este nuevo periodo, la naturaleza, la cultura y la gastronomía serán las grandes apuestas de la asociación, que ha saneado la deuda de 100.000 euros que arrastraba de la anterior etapa.

En ese sentido, la presidenta de Bierzo Enoturismo, Misericordia Bello, que también preside el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Bierzo, destacó los “problemas de difícil y costosa resolución” que se han encontrado los miembros del colectivo desde que tomaron los mandos de la asociación en diciembre de 2015. “Han sido temas de carácter administrativo, que nos obligaron a dormir el sueño de los justos”, explicó Bello, que se marcó el objetivo de “empezar de cero aplicando el modelo de gestión del Consejo Regulador”.

Al respecto, la presidenta subrayó que la asociación cuenta en esta nueva etapa con la “confianza de las instituciones”. En esa línea, recordó que el Consejo Comarcal del Bierzo ha asignado en este ejercicio 50.000 euros para las acciones de la asociación, mientras que la Diputación de León presentará en el plazo de uno o dos meses su compromiso con las iniciativas de Bierzo Enoturimo. “Todas las rutas enoturísticas tienen una asignación anual de sus diputaciones”, recordó Bello.

En cuanto a los objetivos de esta nueva etapa, la presidenta remarcó la “capacidad dinamizadora muy grande” de una ruta capaz de atraer a un turista de muy alto nivel. En ese sentido, la asociación intentará incluir todos los recursos turísticos de la comarca, como Las Médulas, la reserva de los Ancares o el Camino de Santiago, para propiciar estancias más largas y “poner a la ruta en el mapa mediático”.

Al mismo tiempo se buscará incrementar el número de socios, que actualmente se encuentra en 81, para cerrar el año con al menos 100 asociados, a los que se efectuará una “vigilancia muy severa” de los gastos, avanzó Bello, que destacó la “ilusión” al afrontar esta nueva etapa. Sesiones informativas y grupos de trabajo para crear eventos promocionales serán los principales beneficios de que disfruten esos socios.

En cuanto al aspecto financiero, el tesorero de la asociación, Adelino Pérez, remarcó que el proyecto es “totalmente viable”, con unos gastos corrientes de 15.000 euros anuales y unos ingresos por cuotas de 25.000 euros. “La asociación tiene que funcionar de manera profesional y transparente”, explicó Pérez, que remarcó la necesidad de “convertir los gastos en inversiones”, así como buscar “nuevas fuentes de financiación”.

En ese sentido, el tesorero recordó que la “situación complicada” que ha vivido Bierzo Enoturismo a causa de las deudas se debió a la no devolución de una subvención de la Junta para la promoción de la ruta que no se llegó a ejecutar. Ese “problema burocrático” se solucionó con un crédito a cuatro años con el Banco Sabadell, en el que la entidad bancaria ha aplicado una quita de 20.000 euros en los intereses.

Por otro lado, la nueva gerente de Bierzo Enoturismo, Manoli Escuredo, anunció que en breve se presentarán las “acciones concretas” que se pondrán en marcha. En esa línea, la asociación renovará su imagen de marca, renovará su página web y organizará eventos promocionales. “La gente tiene que ver que nos estamos moviendo”, destacó Bello, que recordó que el colectivo ha seguido participando en diversas ferias de turismo para aumentar su visibilidad.